Público
Público

El ciclista italiano Alessandro Ballan se da un baño de gloria en La Rabassa y se viste de oro

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Un "clasicómano", el italiano Alessandro Ballan, del Lampre, conquistó la etapa reina de los Pirineos y se convirtió en el sexto líder de la Vuelta a España, en una jornada dantesca por el mal tiempo en la que Alberto Contador avisó al resto de los favoritos y Alejandro Valverde dio muestras de debilidad al sufrir una "pájara" y ceder un minuto a sus rivales.

Ballan, de 28 años, materializó su golpe doble en la Vuelta en el ascenso definitivo a La Rabassa, donde dejó la compañía de tres compañeros de fuga. Entró en solitario con un tiempo de 6h.15.51 después de cubrir el recorrido más largo de la presente edición, con 223 kilómetros entre Barbastro y Andorra.

El español Ezequiel Mosquera (Xacobeo Galicia), quinto el año pasado, saltó del grupo de favoritos y entró a 2.42 minutos de Ballan, tres segundos antes que Alberto Contador, quien atacó en el último kilómetro para soltar la compañía de Joaquín Rodríguez, Levi Leipheimer, Igor Antón y Carlos Sastre, que cruzaron a 2.50. Todos en un puñado de segundos, menos Alejandro Valverde, el damnificado de una jornada dura, fría y desapacible.

"Balaverde" se quedó sin pólvora en el ascenso de 16,3 kilómetros que conducía a la inédita cima andorrana. Cruzó tocado después de sufrir un serio desfallecimiento. "He llegado apajarado", señaló el campeón de España, que regaló un minuto a Contador, que se vio recompensado con 8 segundos de bonificación.

El primer asalto pirenaico no produjo destrozos irreparables, pero demostró que Mosquera quiere luchar por el podio y que Contador está más fresco que Sastre y Valverde. Aguantaron Igor Antón, Dani Moreno y Leipheimer, que estuvo al servicio de su líder, como prometió. El holandés Robert Gesink (Rabobank) no cruzó con los mejores, los mismo que el francés Sylvain Chavanel, que se despidió del maillot oro hasta una nueva ocasión.

Ballan, un gigante de 1.90 metros, que se aleja bastante del prototipo de escalador, se puso al frente de la general, destrozando cualquier pronóstico. El vencedor de la Vuelta a Flandes en 2007 ocupa el primer escalón del podio con un minuto de ventaja sobre Leipheimer y 1.21 respecto a Chavanel.

En la zona caliente, el que manda es Alberto Contador, en la cuarta plaza, a 1.34 de Ballan, pero al frente de la lista de favoritos. Valverde retrocedió al quinto puesto, a 2.06 del líder Carlos Sastre es sexto a 2.27. Los tres principales activos del ciclismo español siguieron en el margen de un minuto. Ezequiel Mosquera, Igor Antón y Dani Moreno completan la lista de españoles entre los diez primeros.

El reciente recuerdo del calor en tierras andaluzas y manchegas se apagó con la lluvia pirenaica. Día de perros de principio a fin, de abundante agua, frío (7 grados en las cimas) y niebla. Condiciones penosas que no cohibieron las ambiciones de los aventureros.

En el kilómetro 18 se independizaron del pelotón 5 corredores: los españoles Xavier Zandio (Caisse d'Epargne) e Iñigo Landaluze (Euskaltel), el italiano Alessandro Ballan (Lampre), el holandés Marc De Maar (Rabobank) y el belga Gianni Meersman (Francaise de Jeux).

El pelotón ni se inmutó y dejó hacer al quinteto de cabeza, que contó con una ventaja máxima de 11 minutos en el kilómetros 100. Los altos de Montllobar (2a) y de La Faidella (3a) sirvieron para calentar las piernas en espera del punto clave de la etapa, La Rabassa, con doble paso.

El Cofidis del líder Sylvain Chavanel apretó el ritmo, pero el Astana mostró sus intenciones a medida que se acercaba el primer ascenso a La Rabassa, cuya cumbre fue estrenada por De Maar, joven holandés nacido en Asen, ciudad que dará la salida a la Vuelta 2009, ya con la gestión francesa de ASO. El pelotón pasó a 6 minutos de la cabeza.

Alessandro Ballan lanzó el órdago en los primeros metros del ascenso definitivo. Todo o nada, con una jugosa renta de cinco minutos. El triunfo de etapa no la iban a discutir los nombres ilustres de la carrera, quienes apenas se atacaron entre sí.

Una aceleración de Mosquera puso sobre aviso a los favoritos. Valverde no iba en condiciones de disputar y el detalle no pasó inadvertido ante los ojos de Contador y Sastre. Los dos madrileños tensaron la cadena y comenzó el calvario del murciano. Gesink tampoco pudo fundirse al vagón de cabeza.

Inalcanzable Ballan, el italiano se levantó de la bicicleta para celebrar su primera victoria en la Vuelta, con tranquilidad y tiempo para el deleite. El clasicómano ganó la partida a los escaladores.