Público
Público

El ciclón "Yasi" pierde fuerza tras causar daños en el noreste de Australia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El ciclón "Yasi" perdió fuerza y fue rebajado a categoría 2 tras causar enormes destrozos a su paso hoy por el noreste de Australia, donde arrasó pueblos enteros y dejó a 175.000 personas sin electricidad, informaron fuentes oficiales.

Por el momento, la tormenta no ha provocado víctimas mortales pese a que tocó tierra sobre la medianoche con vientos de 290 kilómetros por hora y rachas superiores a los 300.

Afectó sobre todo a localidades costeras situadas frente a la Gran Barrera de Coral en el estado de Queensland.

Las poblaciones de Cardwell y Tully, al sur de la turística ciudad de Cairns, se vieron prácticamente reducidas a escombros por las lluvias torrenciales y vendavales del ciclón, que se extiende por un frente de 650 kilómetros y un área del tamaño de Italia.

"Es como si alguien hubiera bombardeado la zona y destruido todo a su paso" declaró a la radio ABC la coordinadora de la Cruz Roja en Queensland, Noelene Byrne.

Los residentes se temieron lo peor cuando los medios locales señalaron que olas gigantes de doce metros de altura habían sido avistadas muy cerca del litoral.

Allí también se vieron afectadas las comunidades de Innisfail y Mission Beach, el primer lugar de tierra firme al que llegó "Yasi".

No obstante y aunque el ciclón tenía proporciones "catastróficas" para las autoridades, el temporal finalmente no sembró el reguero de destrucción que esperaban decenas de miles de residentes que pasaron la noche en vela.

Cairns y Townsville, las dos mayores ciudades de la región, estaban amenazadas pero se salvaron de lo peor, y parte de los 40.000 evacuados podrán regresar a sus casas tras haber pernoctado en improvisados refugios montados en escuelas y supermercados.

La jefa del gobierno de Queensland, Anna Bligh, manifestó su alivio porque los daños se limitan a árboles y techos arrancados y la mayoría de edificios e infraestructuras siguen en pie.

Bligh dijo que todavía es pronto para evaluar los daños en la producción de azúcar y carbón en una zona del país llena de minas y refinerías, algunas de las cuales suspendieron sus operaciones por precaución.

"Yasi" avanza ahora a una velocidad sostenida de 29 kilómetros por hora hacia el interior de Australia, menos poblado que la costa pero donde todavía hay peligro.

Los meteorólogos advirtieron de que habrá una segunda oleada de aguaceros y vendavales cuando pase el ojo del ciclón, que se cree tiene un diámetro de 35 kilómetros.

Hasta 400.000 personas se preparaban anoche para una tormenta de un potencial destructivo jamás conocido hasta ahora, pero "Yasi" no ha cumplido hasta ahora las expectativas.

Queensland todavía se recupera de las peores inundaciones en medio siglo, que hace un mes provocaron 35 muertos y daños materiales por valor de más de 5.600 millones de dólares en la mitad oriental de Australia.

La peor catástrofe de este tipo ocurrida hasta el momento en la historia del país se produjo en 1974, cuando el ciclón "Tracy" se cobró 71 vidas y destrozó el 90 por ciento de las casas en la ciudad de Darwin.