Público
Público

Cien cámaras controlan desde hoy la comisaría de Les Corts para evitar malos tratos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Un total de cien vídeo-cámaras de seguridad controlan desde hoy todas las áreas de traslado, registro y custodia de los detenidos en la comisaría de Les Corts, en Barcelona, cumpliendo así el compromiso del conseller Joan Saura para evitar malos tratos policiales y falsas denuncias.

La instalación de estas vídeo-cámaras, con una inversión de 200.000 euros, fue el principal compromiso adquirido por el conseller de Interior a principios del pasado 2007, después de que una investigación interna con cámaras secretas detectó dos casos de supuestos malos tratos en la sala de registros de esta comisaría, que es el centro de detenidos de Barcelona.

Tras poner en manos de la fiscalía las imágenes de aquellas dos supuestas agresiones, Saura anunció entonces que su departamento dotaría de cámaras de vigilancia las salas de registro de la comisaría de Les Corts y que durante este año 2008 ampliaría la instalación de vídeo-cámaras al resto de comisarías catalanas.

De esta forma, en los últimos meses se han instalado en Les Corts un total de 39 nuevas vídeo-cámaras, protegidas con cámaras blindadas antivandálicas, que permiten visualizar al instante todos los calabozos y salas de registro de la comisaría.

En concreto, en Les Corts funciona ahora una cámara en cada uno de los 33 calabozos simples, dos cámaras en cada uno de los dos calabozos múltiples y una cámara en cada una de las dos salas de registros, además de 29 en los pasillos y 32 en los accesos, que ya funcionan desde la inauguración de la comisaría, en 2005.

En rueda de prensa, el jefe de los Mossos d'Esquadra de Barcelona, el intendente Joan Miquel Capell, ha destacado que desde que el pasado mes de mayo, tras el anuncio de que se instalarían las últimas 39 cámaras, no les consta ninguna denuncia por malos tratos y agresiones.

El control de las imágenes lo llevan a cabo en todo momento entre tres y cuatro agentes de la policía catalana, a través de cuatro monitores donde se visualizan como máximo en cada uno dieciséis cámaras a la vez.

El sistema de grabación de las imágenes está dotado de sensores de movimiento, por lo que pese a que las cámaras graban las 24 horas del día sólo se archiva en los discos duro las imágenes con movimientos.

Además, según los Mossos, el sistema de seguridad utiliza para la grabación todas las garantías de autenticidad necesarias, de forma que no se pueden manipular ni editar.

En los calabozos, las cámaras están instaladas en el techo, respetando el ámbito de privacidad de la letrina.

De forma paralela a la instalación de las vídeo-cámaras, también se ha elevado el rango del mando al frente del área de custodia de Les Corts, que ahora es el nuevo inspector Jordi Rodón.

Una vez que se accede a la zona de custodia, también se pueden apreciar otras novedades, como por ejemplo que ha desaparecido el color rosado que hasta ahora teñía las paredes, y que ha pasado a ser de un gris blanquecino.

Ello obedece, según Rodón, al hecho de que el nuevo color es más resistente y permite espaciar más los repintados para tapar pintadas y el desgaste provocado por la presencia de detenidos.