Público
Público

Casi cien periodistas fueron asesinados en 2011 por su trabajo

RSF denuncia que Pakistán y México son los países más peligrosos para ejercer el periodismo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

'Jamás los actos de censura y los ataques a la integridad física de los periodistas fueron tan numerosos como en 2011'. Con esta frase inicia Reporteros Sin Fronteras (RSF) el Informe anual 2011 de la libertad de información en el mundo, en el que denuncia que 97 periodistas fueron asesinados el año pasado, aunque sólo en 66 casos ha quedado demostrado el móvil profesional en el crimen. Además, 174 profesionales fueron encarcelados y más de un millar fueron detenidos mientras realizaban su trabajo.

Estos datos reflejan un visible empeoramiento de la situación de la libertad de información en el mundo respecto a 2010. La represión sufrida por los periodistas en la Primavera Árabe explica, en parte, este aumento, aunque no ha sido el único: el crimen organizado, las dictaduras y el extremismo religioso también han golpeado con fuerza a la libertad de prensa. 'Si la Primavera Árabe levantaba esperanzas el año pasado, hoy debemos asumir que no podemos echar las campanas al vuelo', señaló Malén Álvarez, presidenta de RSF.

No obstante, ningún país afectado por las revueltas sociales lidera el ranking de los países más peligrosos del mundo. Esta lista está encabezada por segundo año consecutivo por Pakistán, seguido de México y de Honduras. De hecho, el informe denuncia que América Central y del Sur son unos de los lugares 'más peligrosos del mundo' debido a 'la amenaza del narcotráfico' y a la 'corrupción creciente del poder político local, que no duda en eliminar periodistas o medios que estorban a sus manejos'.

En el lado opuesto, los países más seguros, se sitúan tres estados europeos: Finlandia, Noruega y Estonia. No obstante, y a pesar de la relativa buena situación que vive la profesión en este continente, Álvarez advirtió del peligro que supone la crisis económica en la libertad y en la calidad de la información, y denunció la nueva ley de prensa de Hungría, a la que calificó de 'antidemocrática' y 'penosa'.

Respecto a la situación de la libertad de información en España, Álvarez señaló que el marco ha mejorado debido al anuncio del cese definitivo de la violencia de ETA, que ha permitido a diversos periodistas desprenderse de sus escoltas. No obstante, el informe denuncia el intento del Consejo de Administración de RTVE de acceder al sistema de edición de los informativos y los atropellos policiales registrados durante la visita papal o a lo largo de las diversas manifestaciones del Movimiento 15-M.