Público
Público

La ciencia francesa sale a la calle contra Sarkozy

El presidente galo quiere desmembrar el CNRS, el mayor centro de investigación de Europa

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Universitarios y científicos franceses saldrán hoy a la calle para relanzar la dura batalla que los enfrenta al Gobierno francés desde hace un año. Los investigadores se oponen a los planes de Nicolas Sarkozy de desmantelar los grandes centros públicos de la ciencia francesa, para abrir paso a un modelo anglosajón de privatización y evaluación por puntos de la ciencia.

'El poder político no tiene ningún derecho sobre el saber, ni sobre su producción, ni sobre su transmisión, porque pertenece a una esfera distinta a la suya'. Ese es el grito de guerra lanzado hace unos días por el profesor de la Sorbona Yves Charles Zarka, una de las puntas de lanza de la amplísima revuelta de los científicos contra la reforma de Sarkozy.

Por un lado, el presidente pretende desmantelar las grandes instituciones de la investigación pública. Además, quiere instaurar comisiones que, bajo designación directa del ministro, tendrán la misión de evaluar a los científicos y otorgarles o retirarles puestos y fondos. El tercer eje es una reforma de universidades.

El proyecto de desmantelamiento de las grandes instituciones públicas de la ciencia ha sido defendido con ardor por Sarkozy, quien cree que esos centros son los responsables de lo que él estima como un descenso de la excelencia científica de Francia. El presidente quiere sustituir esas grandes instituciones colectivas por unidades más pequeñas y sectoriales.

'Salvemos la investigación'

Así, quedaría desmembrado el Centro Nacional de la Investigación Científica (CNRS), principal establecimiento investigador de Europa con más de 32.000 empleados, 1.200 laboratorios y un presupuesto de 3.300 millones de euros. También se desmontarían otros emblemas de la ciencia francesa moderna, como el Inserm.

Los colectivos de directores de laboratorios y la coordinadora Sauvons la Recherche ('salvemos la investigación') se oponen a ese proyecto de desmembramiento, porque acarrearía, a su juicio, pérdidas de puestos de trabajo, de presupuestos públicos y una degradación del estatuto de investigador titular.

El jueves los científicos intentarán bloquear un Consejo de Administración del CNRS. Si esto no funcionara, 250 directores de laboratorios públicos han anunciado su intención de dimitir en bloque. Según la OCDE, el presupuesto público de investigación francés suponía un 2,4% del PIB en 1993, y en 2005 cayó a un 2,12%. Pese a ello Francia seguía siendo el cuarto país de la OCDE en inversión pública, pero no así en la privada: está en un triste duodécimo puesto de la OCDE. En ese terreno es donde se sitúa la intentona de Sarkozy, juzgada 'tiránica' por los científicos: suplantar, con dinero público, las carencias de empresas que no quieren invertir en ciencia.