Público
Público

Los científicos avanzan en la cría del atún rojo en cautividad para abrir nuevos mercados

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los investigadores Fernando de la Gándara y Aurelio Ortega trabajan desde hace tres años en el centro del Instituto Español de Oceanografía (IEO) de Mazarrón para avanzar en la cría y cultivo del atún rojo en cautividad, un reto de la acuicultura que pretende garantizar el abastecimiento en el futuro y abrir nuevos mercados en Europa y América.

El proyecto Selfdott, cofinanciado por la Comisión Europea y en el que participan 13 socios de ocho países, se inició en 2008 con el objetivo de avanzar en la domesticación del atún rojo para abastecer a empresas dedicadas a la crianza "no en un mercado como el actual, dirigido mayoritariamente a Japón y con ejemplares muy grandes, sino a buscar individuos más pequeños destinados a Europa y América", ha explicado a Efe De la Gándara.

Este científico ha señalado que en la actualidad el atún destinado al consumo deriva exclusivamente de captura en el mar y esta especie se ve sometida a sobrepesca, por lo que considera que una producción sostenible sólo puede darse con la acuicultura como complemento a la pesquería, algo que ya ocurre con otras especies como el salmón, la dorada o el rodaballo.

De la Gándara y Ortega demostraron ya en un proyecto anterior del IOE la viabilidad del atún rojo en cautividad, a través del engrase de ejemplares capturados en el medio natural, y ahora pretenden conseguir la reproducción y el cultivo larvario controlado de esta especie.

Para ello, el proyecto cuenta con decenas de ejemplares reproductores en dos caladeros del mediterráneo, uno de ellos ubicado en El Gorguel, en Cartagena, y otro en la bahía de Marsaxlokk, en Malta.

De la Gándara ha señalado que la principal dificultad para el cultivo de esta especie es la reproducción en cautividad, ya que las hembras se ven sometidas a una especie de estrés que dificulta la expulsión del óvulo maduro.

Tras un primer año sin resultado, los investigadores trataron a las hembras de Cartagena con implantes hormonales, obteniendo así puestas masivas de huevos en 2009.

Este año, están obteniendo puestas de huevos de atún rojo sin necesidad de inducción hormonal, un importante avance que se suma a otras investigaciones desarrolladas en el centro de Mazarrón.

En este sentido, De la Gándara ha destacado que, también durante este año, el IEO de Murcia ha conseguido cerrar el ciclo biológico del bonito atlántico, pues ejemplares nacidos ya en cautividad han realizado puestas fuera del medio natural.

Para el estudio de las puestas del atún rojo y su posterior cultivo larvario, diariamente se recogen los huevos obtenidos de las dos jaulas de atunes ubicadas en las instalaciones de Caladeros del Mediterráneo, pertenecientes al grupo Ricardo Fuentes, en Cartagena, donde se crían cerca de 60 ejemplares adultos.

Estos huevos, transparentes y de sólo un milímetro de diámetro, se trasladan en bolsas de plástico con oxígeno puro al centro de Mazarrón, donde se desarrollan los experimentos sobre cultivo larvario.

El proyecto Seldoff finaliza en diciembre, aunque sus promotores han solicitado una ampliación de un año, sin dotación económica de la Comisión Europea, para seguir con la investigación.