Publicado: 27.03.2014 20:10 |Actualizado: 27.03.2014 20:10

Científicos crean vida artificial con un cromosoma de la levadura del pan

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Un equipo científico dirigido por Jef Boeke, director del NYU Langone Medical Center, crea el primer cromosoma eucariótico fabricado en el laboratorio. Se trata de un cromosoma de levadura, el hongo que se usa para hacer cerveza, pan o biocombustible. Un cromosoma de una célula como las de las plantas y los animales. Un fragmento de vida hallado tras siete años de investigación, que permitirá producir medicamentos, materias primas para la alimentación y biocombustibles.

Un trabajo publicado en la revista Science este jueves, que marca un antes y un después en este área, en la que habían logrado crear bacterias y virus artificiales, pero nunca cromosomas.

"Hemos creado una versión modificada de una secuencia de cromosoma natural. Se trata de una versión sintética de la versión nativa", asegura Sinc Boeke, pionero en biología sintética.  Un cromosoma que, según su creador, "es resistente, y que dota a la levadura con nuevas propiedades".

Pese a que los investigadores solo sintetizaron uno de los 16 cromosomas de la levadura en este estudio, su esfuerzo representa un paso crucial para construir un genoma eucariota entero.

Ilustración del cromosoma de levadura representado en forma de serpiente. Aparecen marcadas las posiciones de los ‘cambios de diseño' y los segmentos eliminados más o menos a escala / Lucy Reading-Ikkanda

"El siguiente paso que vamos a dar es trabajar con grupos internacionales para tratar de sintetizar los otros 15 cromosomas de la levadura y ser capaces de ver cómo evoluciona la nueva para saber más acerca de cómo está ‘conectado' su genoma", añade el científico.

Esto implicaría que tal genoma podría servir, no solo como una herramienta altamente versátil para producir sustancias comerciales, sino también para aprender más sobre la biología del genoma; por ejemplo, cómo se construyen los genomas, cómo están organizados y qué los hace funcionar.

Según Boeke, "la levadura S. cerevisiae es una de las que se puede manipular genéticamente de manera más sencilla, por ello centramos el trabajo en ella. Además, sabemos más sobre esta levadura que sobre cualquier otro microorganismo, con la excepción de E. coli", añade.

El genoma de esta levadura comprende 12 millones de nucleótidos. El del cromosoma III, mas de 300.000

El genoma de la levadura de cerveza eucariota comprende 12 millones de nucleótidos, o letras genéticas, hilvanadas en un orden particular. Los investigadores se centraron en el cromosoma III de la levadura, que comprende más del 2,5% de estos nucleótidos.

Para ello, usaron un software que les permitió hacer pequeños cambios en dicho cromosoma, con el que movieron algunas de las regiones repetitivas y menos utilizadas de ADN entre los genes.

Posteriormente, los científicos construyeron una versión actual del cromosoma hilvanando nucleótidos individuales -bloques de construcción químicos de los genes- y pusieron pequeños marcadores denominados loxPsym al lado de los genes que creyeron no esenciales -por lo que podían cambiarlos o borrarlos- y ver si la levadura sobrevivía.

Pusieron estos cromosomas artificiales en células vivas de levadura y comprobaron la habilidad de las células alteradas para crecer en diversos nutrientes y en condiciones distintas.

En cada caso, la versión equipada con un cromosoma sintético funcionó de manera indistinguible de la levadura nativa.

Pusieron estos cromosomas artificiales en células vivas y comprobaron que las células alteradas crecían en diversos nutrientes "Este trabajo representa el paso más importante para construir el genoma completo de una levadura sintética", dice Boeke. "Pero el hito que realmente cuenta -añade- es la integración en una célula de levadura viva. Hemos demostrado que las células de levadura que llevan este cromosoma sintético se comportan de manera casi idéntica a las células de levaduras naturales. Tan solo que estas poseen nuevas funciones", asegura el investigador.

Los científicos manipularon las células de levadura al activar varios sitios ‘loxPsym' para alterar o borrar los genes. Así descubrieron que algunas células crecieron más lentamente.

Otras, con diferente recombinación de genes, crecieron muy rápidamente. Al recombinar el ADN de diferente manera, los científicos creen que serán capaces de generar organismos para hacer más etanol que la levadura natural, por ejemplo, o que pueda crecer mejor en entornos hostiles.

"Cuando se modifica el genoma, un cambio incorrecto puede causar la muerte de la célula. Hemos hecho más de 50.000 cambios en el código de ADN en el cromosoma y nuestra levadura aún vive. Esto es notable y demuestra que nuestro cromosoma sintético es resistente, y que dota a la levadura con nuevas propiedades", subraya Boeke.

Este trabajo establece a la levadura, la eucariota elegida, como la base para la biología del genoma eucariota de diseño.

Desde que en 2010 el empresario científico Craig Venter anunciara que había logrado crear una bacteria artificial, las técnicas de síntesis de ADN han mejorado rápidamente. Con estos conocimientos, los científicos eran capaces de armar sencillos genomas procariotas, por ejemplo, en bacterias; pero armar un genoma eucariota -más complejo y con el ADN dentro del núcleo-, como el de la levadura,  parecía hasta hoy una hazaña.