Público
Público

Científicos españoles dan nuevos pasos para combatir la obesidad

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Científicos españoles han descubierto que la cantidad de ADN mitocondrial, el que se hereda de la madre, influye en la facilidad o la complejidad con la que un individuo quema el exceso de energía consumida, y han propuesto una terapia genética que podría prevenir la obesidad y la diabetes tipo 2.

La investigación, que incluye nuevos datos y compila estudios anteriores sobre herencia y obesidad, ha sido realizada por científicos del Centro de Investigación Biomédica en Red-Fisiopatología de la Obesidad y la Nutrición (CIBERobn) y publicada en la portada de la revista "Obesity".

El ADN mitocondrial se encuentra en las mitocondrias, "central de energía de la célula", y se hereda únicamente de las madres biológicas, por lo que permite conocer el tronco familiar común por vía materna, ha explicado a Efe Francesc Villarroya, uno de los responsables de la investigación y director del Instituto de Biomedicina de la Universidad de Barcelona.

A diferencia del ADN nuclear, que se transmite de padres a hijos, el mitocondrial tiene la singularidad de que la variabilidad entre los individuos no solo se halla en su secuencia sino también en su cantidad.

De este modo, la naturaleza y cantidad de ADN mitocondrial influye en la facilidad o la complejidad que experimenta un sujeto al quemar el exceso de energía consumida.

El estudio apunta que la cantidad de ADN mitocondrial puede estar relacionada con la obesidad y la diabetes tipo 2, la más común entre las personas obesas y ligada a un estilo de vida sedentario, y abre una nueva vía de investigación a posibles tratamientos para combatirlas.

En concreto, se sugiere una terapia genética que consiste en variar la cantidad de ADN mitocondrial de un persona para favorecer una mejor oxidación de las calorías ingeridas.

Según Villarroya, la diabetes tipo 2 es una patología muy estrechamente ligada a la obesidad y donde el ADN mitocondrial juega "un papel muy importante", pues cuando una persona es obesa y diabética "su tejido adiposo está alterado y anormalmente disminuido".

Esta terapia, cuya experimentación ya se ha iniciado en los laboratorios de este centro de investigación, podría realizarse a través de fármacos, estrategias nutricionales o de reforzamiento en compuestos vitamínicos que afecten al ADN mitocondrial.

Este investigador ha manifestado que "al aumentar el ADN mitocondrial, aumenta la captación de glucosa que entra en las células, donde es oxidada".

Asimismo, ha detallado que el principal problema de un diabético es que su glucosa "se queda en la sangre, no llega a la célula y no es correctamente oxidada".