Público
Público

Científicos de Francia y EEUU hallan el cerebro de un pez de 300 millones de años

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Un equipo de científicos franceses y estadounidenses ha descubierto un cerebro fosilizado de 300 millones de años perteneciente a un pez hoy extinto de la familia de los tiburones y las rayas, que medía hasta 50 centímetros.

Según revela hoy el Centro Nacional de la Investigación Científica (CNRS) de París, es "la primera vez" que se encuentran tejidos blandos en un cerebro fosilizado tan antiguo.

Descubierto "por azar", la muestra hallada en Kansas (Estados Unidos) fue observada gracias a la técnica de la holotomografía por rayos X, que reveló una forma alargada y simétrica situada en una posición idéntica a la del cerebro, publican esta semana los investigadores en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS).

"La reconstrucción en 3D muestra las diferentes partes del cerebro, como el cerebelo, la médula espinal, los lóbulos ópticos y los nervios", apunta el centro, mientras que el cerebro anterior es la única parte que no se ha podido localizar, quizás por ser demasiado delgado para mineralizarse.

En opinión del autor del estudio, Alan Pradel, investigador del Museo Nacional de Historia Natural (MNHN) de París y del CNRS y la Universidad Pierre y Marie Curie, la mineralización del cerebro se debe "a la presencia de bacterias que cubrieron el cerebro poco antes de su desintegración y provocó así su fosfatización -fase posterior a la mineralización".

Los investigadores sabían que estos peces tenían cerebro, pero este descubrimiento puede revelar los cambios de este órgano a lo largo de las principales transiciones de la evolución.

Sin embargo, para ello se precisa que sean descubiertos otros casos similares de "preservación excepcional" de fósiles, señala el CNRS.

El equipo investigador está formado por miembros del CNRS y del MNHN de París, del Centro Europeo de Radiación Sincrotrón (ESFR) y del Museo Americano de Historia Natural de Nueva York, que coinciden en que este hallazgo abre "nuevas perspectivas" en las investigaciones sobre la evolución de vertebrados muy antiguos.