Público
Público

Científicos sugieren nuevo tratamiento con drogas psicodélicas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Por Kate Kelland

Las drogas alucinógenas como el LSD ola ketamina podrían combinarse con psicoterapia para tratar alas personas que padecen depresión, trastornos compulsivos odolor crónico, dijeron científicos el miércoles.

La investigación sobre los efectos de las drogaspsicodélicas, usadas en el pasado en psiquiatría, se limitó enlas últimas décadas debido a las connotaciones negativas deesas sustancias, pero los expertos consideran que ahora sejustifica hacer más estudios sobre su potencial clínico.

Los científicos indicaron que estudios cerebrales recientesmostraron que los alucinógenos como la dietilamida del ácidolisérgico (LSD), la ketamina y la psilocibina actúan sobre elcerebro de maneras que podrían ayudar a reducir los síntomas devarios problemas psiquiátricos.

Estas drogas podrían usarse como una suerte de catalizador,según los expertos, que ayudaría a los pacientes a alterar supercepción de los problemas o de los niveles de dolor, paraluego trabajar con terapistas conductuales o psicoterapeutascon el fin de combatir esos problemas de otra forma.

Las drogas "psicodélicas pueden brindar a los pacientes unanueva perspectiva -particularmente cuando surgen cosas comorecuerdos reprimidos- y luego se puede trabajar con esaexperiencia", dijo Franz Vollenweider, del Hospital dePsiquiatría de la Universidad de Zúrich.

Vollenweider publicó un artículo sobre el tema en larevista Nature Neuroscience.

Los especialistas explican que según el tipo de persona queconsume la droga, la dosis y la situación, estas sustanciaspueden tener un amplio rango de efectos que van desdesentimientos de éxtasis de un lado del espectro, hasta ansiedadque genera sensación de pérdida de control y pánico, del otro.

Vollenweider y su colega Michael Kometer señalaron que laevidencia de estudios previos sugiere que este tipo de drogasayudaría a aliviar los problemas de salud mental al actuarsobre los circuitos cerebrales y sistemas neurotransmisores quese alteran en las personas con ansiedad y depresión.

Pero si los médicos fuesen a usarlas en el futuro paratratar a pacientes psiquiátricos, sería muy importante mantenerlas dosis de esas drogas en un nivel bajo y asegurarse que seadministren por un período de tiempo relativamente corto, encombinación con sesiones de terapia, añadieron los expertos.

"La idea es que se trataría de algo muy limitado, quizávarias sesiones durante unos meses, no algo a largo plazo comosucede con otros tipos de medicación", indicó Vollenweider.

Las enfermedades mentales como la depresión están enaumento en todo el mundo y Vollenweider y Kometer señalaron quemuchos pacientes con problemas psiquiátricos no responden biena las medicinas habitualmente recetadas, como los inhibidoresselectivos de la recaptación de serotonina (Prozac o Paxil).

"Estas son enfermedades graves, debilitantes, que acortanla vida y, dado que los tratamientos actualmente disponiblestienen altas tasas de fracaso, las drogas psicodélicasofrecerían estrategias terapéuticas alternativas que podríanmejorar el bienestar de los pacientes y la carga económicaasociada sobre los pacientes y la sociedad", concluyeron.