Público
Público

Cientos de ganaderos reclamaron hoy al Gobierno medidas que frenen su crisis

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Cientos de ganaderos de Castilla y León, Valencia, Cataluña y la Rioja, convocados por la Unión de Campesinos, reclamaron hoy frente a la sede del Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino en Madrid medidas eficaces que palíen la crisis de costes y precios en origen que afrontan.

Bajo el lema "Queremos soluciones, no engaños", los manifestantes arrojaron al suelo paquetes de leche, yogures y pacas de heno, y al son de varias tracas prendieron fuego un establo simulado de cartón a las mismas puertas de la sede ministerial.

El coordinador Nacional de la Unió de Pagesos, Joan Caball, explicó que, pese a haber anunciado numerosas medidas desde la administración, el sector ganadero de muchas comunidades autónomas "aún no ha visto un duro" que le ayude a paliar la crisis de costes que afrontan.

Insistió que desde el segundo semestre del año pasado los ganaderos han tenido que soportar un incremento de sus costes de producción, no sólo de los piensos, sino también del combustible, de los fertilizantes o de los medicamentos animales, sin que se haya podido repercutir en los precios que perciben.

Remarcó que, si bien los sectores más afectados al principio de la crisis fueron el bovino de carne, el ovino y caprino y el cunícola, ahora ya afecta al porcino y al avícola de carne.

Caball reclamó que, de forma inmediata, el Ministerio se haga cargo de los costes de la destrucción y recogida de los cadáveres de los animales en las explotaciones y de la eliminación de los materiales especificados de riesgo, que supone un coste normativo adicional que en esta situación no puede pagar el ganadero.

El coordinador regional de Unión de Campesinos de Castilla y León, Jesús González Palacín, apuntó que la situación de los ganaderos es "muy crítica y angustiosa" y que conduce al abandono y cierre de muchas explotaciones.

Consideró insuficientes las medidas adoptadas hasta ahora por la administración, primero porque muchas de ellas "aún no se han hecho efectivas y llegan tarde" y segundo porque faltan algunas esenciales para reflotar al sector.

En este sentido reclamó la puesta a disposición del sector de ayudas directas de hasta 7.500 euros y un plan de reestructuración que permita el abandono digno de los ganaderos que deseen dejar la producción para reducir la oferta y recuperar los precios.

También mayores controles en las importaciones de productos de origen animal que entran en España y en la Unión Europea procedentes de terceros países que no cumplen los mismos requisitos de producción higiénico-sanitarios y de protección medioambiental y bienestar que se exige a los productores comunitarios.

El secretario general de la Unió de Llauradors de Valencia, Josep Botella, reiteró la necesidad de que el Gobierno tome cartas en la reordenación de la cadena alimentaria para evitar las distorsiones en los precios de los alimentos.