Público
Público

Cientos de miles de evacuados en el oriente de Cuba por el huracán "Ike"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Las autoridades cubanas evacuaron hoy a cientos de miles de habitantes de zonas de riesgo de provincias orientales y centrales que serán azotadas desde esta noche y durante dos días por el huracán "Ike", calificado de "extremadamente peligroso".

El ojo del ciclón estaba a las 10.00 hora local (14.00 GMT) en los 21,1 grados de latitud norte y 73,1 de longitud oeste, sobre las Bahamas del sur, a 270 kilómetros del punto más oriental de Cuba, donde ya se registraron esta mañana ráfagas de más de 120 kilómetros por hora.

La Defensa Civil dictó hoy la "Alarma Ciclónica" para las provincias orientales de Guantánamo, Santiago de Cuba, Granma, Holguín, Las Tunas y Camagüey.

Están en el nivel intermedio de "Alerta Ciclónica" están las centrales Ciego de Ávila, Villa Clara, Sancti Spíritus, Cienfuegos y Matanzas, y en el nivel inferior de "Fase Informativa" la ciudad y la provincia de La Habana.

El Instituto de Meteorología (Insmet) reiteró en su último "Aviso de Ciclón" que el "Ike" es "extremadamente peligroso", con categoría 4 en la escala Saffir-Simpson de 5 y vientos máximos sostenidos de 215 kilómetros por hora, "con rachas muy superiores".

El jefe de pronósticos del Insmet, José Rubiera, explicó que el ciclón se desplaza ahora hacia el oeste, a 24 kilómetros por hora, y luego puede girar hacia el noroeste, para salir al Golfo de México.

Agregó que el "Ike" es "peligrosísimo" y puede tener varias posibles trayectorias en los próximos días, todas ellas "malas".

"Las lluvias se incrementarán gradualmente en la región oriental de Cuba y pueden ser fuertes e intensas en zonas de la costa norte y montañosas", advirtió el Insmet, y anotó que en el litoral norte habrá "fuertes marejadas con peligro para la navegación e inundaciones costeras significativas".

El anillo con vientos huracanados tiene un diámetro de 150 kilómetros y el área con fuerza de tormenta tropical llega a 460, según el Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos.

"Ike: peligro real e inminente", titula hoy en primera plana el diario oficial Juventud Rebelde, y agregó que "desde hace 50 años la costa norte oriental no ve un evento de tal magnitud".

El Consejo Provincial de Defensa de Camaguey reiteró que "es imprescindible trasladar a los evacuados solo a instalaciones o viviendas de vecinos o amigos que tengan sólidas condiciones de mampostería y techos de hormigón".

Según la Agencia de Información Nacional (AIN, estatal), solo en esa provincia fueron evacuados 224.000 cubanos y turistas extranjeros, y lo mismo sucede en otras regiones de esta isla de 12,2 millones de habitantes.

"Hay que revisar muy bien para que nadie residente en casas con techos de tejas se quede en ellas", advirtieron las autoridades, y recordaron que hace solo ocho días otro huracán, el "Gustav", arrasó el occidente de Cuba y destruyó o dañó seriamente 140.000 viviendas.

El "Gustav" también destrozó miles de hectáreas de cultivos, cientos de escuelas y centros de salud, redes eléctricas y telefónicas y otras infraestructuras, al atravesar el extremo oeste de la isla de sur a norte con vientos máximos sostenidos de 240 kilómetros por hora y rachas de hasta 340.

Corresponsales de Efe observaron hoy en el centro del país como se apresuraba la recogida de cosechas.

Según AIN, ante la amenaza del "Ike", "hay que reubicar a los pobladores de zonas de posibles penetraciones del mar, aguas abajo de presas, áreas bajas de inundaciones o cercanas a ríos o arroyos, tanto al norte como hacia el sur, porque lo primero es preservar las vidas humanas".

A diferencia de otros países del Caribe, el "Gustav" no causó muertes en Cuba y dejó solo 19 lesionados leves, gracias a que las autoridades evacuaron entonces a casi medio millón de personas.

El primer vicepresidente de Cuba, José Ramón Machado, pidió a sus compatriotas no esperar a que las condiciones climáticas empeoren para evacuarse, o para comenzar a proteger los bienes, pues el huracán "lo destruye todo en cuestión de horas".

Las autoridades recomendaron a los cubanos que recolecten agua y comestibles de fácil elaboración, pues el ciclón seguramente dejará buena parte del país sin energía eléctrica.

En La Habana y otras poblaciones hay colas ante tiendas, supermercados y gasolineras.