Público
Público

Cientos de palestinos protestan en Cisjordania contra el discurso de Obama

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Cientos de palestinos se manifestaron hoy en distintos puntos de Cisjordania contra el discurso el miércoles en la Asamblea General de la ONU del presidente estadounidense, Barack Obama, recibido con entusiasmo en Israel.

En Ramala, los manifestantes se congregaron frente a la sede presidencial, donde entonaron cánticos como "América es la cabeza de la serpiente", "Obama es un mentiroso" u "Obama está con los asesinos y contra las víctimas", según constató Efe.

Otros quemaron o pisotearon fotos del presidente estadounidense, quien reiteró ante la Asamblea General su rechazo a la petición de ingreso de Palestina como Estado miembro de pleno derecho en la ONU, que presentará mañana, viernes, el presidente palestino, Mahmud Abás.

El campo de refugiados de Al Fara, cerca de la ciudad de Naplusa, en el norte de Cisjordania, fue escenario de otra protesta, en la que se concentraron cientos de funcionarios y estudiantes.

Los congregados portaban banderas palestinas y pancartas con los lemas "Sí a un Estado palestino número 194", "Sí a los derechos del pueblo palestino" o "No a la injusticia y la opresión", señaló la agencia oficial palestina "Wafa".

Más al norte, en la ciudad de Yenín, el gobernador, Qadura Musa; y el ministro de Trabajo de la ANP, Ahmed Maydalani, encabezaron entre otros una marcha con un notable seguimiento, según la agencia "Maan".

En Gaza no hubo protestas, ya que el Gobierno de Hamás no ha alcanzado un acuerdo con Al Fatah (el movimiento nacionalista que lidera Abás) para poderlas llevar a cabo.

Sin embargo, las palabras de Obama han generado en Gaza el mismo descontento que en Cisjordania, tanto en la calle como en el ámbito académico.

Talal Ukal, analista político y profesor de Comunicación en la Universidad Al-Azhar de Gaza capital, cree que el discurso de Obama "bloqueó cualquier oportunidad" de que los palestinos regresen a la mesa de negociaciones.

"Fue un discurso nuevo y antiguo a la vez, en el que sólo quiere seguridad para los israelíes, como si ellos fueran los oprimidos (...) Sólo habló del sufrimiento de los judíos y acusó a los árabes de guerrear constantemente para destruir Israel sin mencionar una sola palabra sobre el sufrimiento palestino", dijo.

A sus 52 años, Yahia al-Nayar, dueña de una carpintería, no se mostraba ya sorprendida de "la parcialidad hacia Israel de la posición de Estados Unidos".

"Ya nos hemos acostumbrado. No sé qué hay detrás de la posición estadounidense de tratar de mostrar a Israel como si fuese el país más débil del mundo y a nosotros como los monstruos que tuviéramos las armas más sofisticadas del mundo", agregó.

Hani Abu Aser, ex miembro de las fuerzas de seguridad leales a Al Fatah, se deshace en elogios al presidente Abás por haberse convertido en el "número uno en Naciones Unidas, con toda la atención sobre él" frente a las presiones de Washington, "que siempre apoya a Israel haga las cosas bien o mal".

Al policía Nidal Rweished, que a diferencia de Abu Aser sí responde a las órdenes del Gobierno de Hamás, le hubiera gustado ver a Abás abandonar la Asamblea General en protesta por el discurso de Obama.

En cambio, cree, "regresará a Ramala, dirá que ha hecho lo que ha podido y reanudará negociaciones, simplemente por negociar, de las que no saldrá nada, como quiere Israel".

Entre las dos posturas estaría Asmaa Abu Tahun, ama de casa de treinta años que reconoce que nunca le ha gustado "Abu Mazen (Abás) y su panda", pero apoya desde el "fondo del corazón" su decisión de apostar por la ONU porque "representa a la mayoría del pueblo" palestino.