Público
Público

Cientos de pasajeros varados en Barajas por crisis de Air Comet

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Cientos de pasajeros se pasaron la noche en el aeropuerto de Madrid-Barajas esperando una solución a la suspensión de sus vuelos con Air Comet, la compañía aérea de la que anoche se anunciaba el cierre.

"Queremos viajar, queremos soluciones, queremos llegar a nuestro país", eran los gritos proferidos por los cientos de pasajeros damnificados que han tenido que pasar la noche en la terminal de Barajas esperando una solución para poder viajar, en su mayoría a sus países de origen en América Latina.

Los teléfonos de atención al usuario de Air Comet comunicaban insistentemente y ningún portavoz de la compañía estaba disponible por el momento para hacer declaraciones.

El Ministerio de Fomento emitió el lunes por la noche un comunicado recordando a la empresa sus obligaciones hacia los pasajeros.

El inminente cierre de Air Comet se puede producir después de que un juez británico dictara una orden de embargo sobre los 13 aviones de la empresa aérea al admitir una demanda de impago. Además de la paralización de los aviones, el juez británico prohibió a Air Comet la venta de billetes desde el pasado viernes, informaron medios.

El problema ahora son los clientes que compraron sus pasajes de forma anticipada para volar a países de América Latina, como Ecuador, Perú, Argentina, Colombia o Cuba.

"La compañía tiene la obligación de atender a los usuarios que puedan verse perjudicados por sus actuaciones y, en concreto, de garantizar su asistencia, el reembolso del billete o transporte alternativo, la prestación de información y, en su caso, la compensación", recordó la nota de Fomento.

En noviembre, el comité de empresa de la aerolínea, propiedad del presidente de la patronal empresarial CEOE Gerardo Díaz Ferrán, convocó una huelga para protestar por impago de salarios.

La empresa, fundada en 1996 por el grupo Marsans, según su página web, cuenta con unos 640 empleados.

Air Comet es la heredera de Air Madrid, la compañía aérea que hace tres años también dejó a miles de pasajeros en tierra por sus problemas financieros.