Publicado: 31.05.2014 11:40 |Actualizado: 31.05.2014 11:40

Cientos de vecinos forman una gran cadena humana para reconstruir Can Vies

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Unas 300 personas, la mayoría de ellas vecinos y pertenecientes al colectivo de ocupantes del centro social Can Vies del barrio de Sants de Barcelona, han regresado esta mañana al lugar para intentar reconstruir el edificio, aunque una buena parte del mismo se encuentra derruido. Formando una cadena humana han comenzado a quitar los escombros y a realizar las tareas de reconstrucción con ayuda de los niños, que se encargaban de la decoración para cuando el centro social vuelva a estar en pie.

El colectivo de ocupantes de Can Vies se ha concentrado hacia las diez de la mañana en otro centro social del distrito, Can Batlló, y desde este lugar sus integrantes se han trasladado hasta Can Vies en una improvisada manifestación.

El Ayuntamiento de Barcelona ordenó ayer que pararan las obras de demolición de Can Vies, iniciadas el lunes tras efectuar los Mossos d'Esquadra el desalojo del centro, y dicha paralización ha sido determinante para que esta pasada noche haya sido bastante tranquila en el barrio de Sants porque no se han producido altercados entre la Policía y quienes secundan las protestas.

Permanece en pie la gran pintura que adornaba el edificio en la que figura la inscripción "Poder popular"

Los miembros del colectivo de Can Vies han accedido al lugar sin ninguna oposición de la policía, que ni siquiera ha hecho acto de presencia. Quienes sí que se han personado, en cambio, son varias unidades del cuerpo de Bomberos de Barcelona, dos integrantes de la cual han examinado la zona y han indicado a los activistas los lugares en que existe peligro de desprendimiento de las vigas y paredes que todavía permanecen en pie.

El colectivo de Can Vies, cuyos integrantes destacaban porque llevaban cascos amarillos de obreros, ha empezado a trabajar en el lugar poco después de descargar herramientas como palas y picos, y montar unas mesas en la parte exterior del recinto.

Mientras tanto, el resto de personas que han acudido para mostrarles su apoyo coreaban consignas como "la única solución es la reconstrucción", "policía fuera del barrio", "libertad detenidos", "unión, acción y autogestión" y "no podrán desalojar la cultura popular".

La máquina excavadora que fue quemada durante la primera noche de incidentes y de altercados, que se encuentra dentro del recinto de Can Vies, dificulta los trabajos para sacar los escombros de la parte derruida del edificio, que aproximadamente es la mitad de todo el antiguo centro social.

Permanece en pie, no obstante, la gran pintura mural que adornaba la parte superior del edificio de Can Vies en la que figura la inscripción "Poder popular".

El regreso del colectivo de Can Vies al lugar que ha ocupado durante los últimos 17 años no ha comportado ningún incidente destacable y el barrio de Sants vive esta mañana un ambiente bastante festivo por la celebración del "Firaentitats", que es la feria que los comerciantes instalan anualmente en medio de la calle de Sants, lo que comporta que el tráfico quede cortado y que los vecinos puedan pasear por la zona y hacer sus compras.

Un portavoz del colectivo de Can Vies ha pedido hoy al Ayuntamiento de Barcelona que les "deje en paz" y que haga gestiones para liberar a los detenidos durante los disturbios de los últimos días, además de indicar que no hay riesgo de derrumbe de la parte del edificio que todavía existe.

Según ha indicado en una rueda de este portavoz de "la asamblea" de Can Vies, que ha utilizado el pseudónimo de Pau Guerra, a medida que ha transcurrido la mañana se ha ido sumando gente a los trabajos de reconstrucción del edificio, y después del mediodía eran un millar de personas las que colaboran en las tareas de desescombro.

"Hemos consultado con arquitectos" -ha explicado- y, después de examinar el lugar, nos han dicho que no hay riesgo de derrumbe del edificio pero sí que hay partes derruidas, por lo que es importante que no haya mucha gente dentro y que se controle el acceso". "Ahora mismo y durante todo el día seguiremos quitando escombros, y están arreglando las partes afectadas, como unas vigas que están colgando de la fachada, además de un agujero que hay en la azotea del edificio que se tapará para que no hayan filtraciones". Ha insistido, en este sentido, de que no hay ningún riesgo de que se desplome el resto del edificio, y que el colectivo al que pertenece continuará "reivindicando que podamos reconstruir Can Vies para poder vivir en él".