Público
Público

Cinco cortos para la nueva China

El galardonado Jia Zhang-ke es el coordinador de los cinco cortos que presenta hoy el CCCB

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Jordi Batlló no se equivocó. El comisario de exposiciones del Centro de Cultura Contemporánea de Barcelona (CCCB) dio en el clavo al elegir a Jia Zhang-ke como el comisario del apartado cinematográfico de la gran muestra En la ciudad china, que sobre la transformación urbana de China se inaugura este martes. Si hay un cineasta que se haya ocupado de hablar de las transformaciones también emocionales en la China contemporánea, ese es Zhang-ke.

Ya lo había demostrado en Naturaleza muerta (2006), película en la que abordaba la radical transformación humana y urbana originada por la mastodóntica obra de la Presa de las Tres Gargantas. Con esta cinta ganó por sorpresa y justicia el León de Oro veneciano de aquel año. O con la más reciente 24 city presentada en Cannes este año, donde, desde su habitual y refinada búsqueda de un realismo lírico, tejía las historias de tres generaciones en torno a una fábrica, que está por mutar a edificio de apartamentos de lujo.

Para esta ocasión, el director de 38 años ha producido cinco cortos que nutren la exposición y que muestran desde una mirada poética y poco convencional las mutaciones en cinco ciudades. Para él, las escogidas ofrecen 'una visión completa de la sociedad china, sobre todo respecto al gran problema del país: las diferencias entre ricos y pobres. Shanghai y Guangzhou son ricas; en Xian y Chongqing, la supervivencia es difícil', explica.

Suyo es el cortometraje Cry me a River, que tuvo su premiere en el festival de Venecia y donde se acerca a la ciudad de Suzhou, una ciudad, como la italiana, también surcada de canales. Allí plantea el reencuentro de dos hombres y dos mujeres en la treintena que fueron pareja en la universidad. El paso del tiempo y las transformaciones también en las aspiraciones y frustraciones de los cuatro- se perfilan, sin obviedades, a medida que pasean por Suzhou.

Como en ocasiones anteriores, Zhang-ke tampoco ha querido acercarse a la capital china. 'Pekín ha recibido mucha atención con los Juegos, queríamos hablar de otra China', dice este hombre minúsculo desde Venecia.

'El paso del tiempo afecta a los seres humanos por igual. Pero, en China, las relaciones personales y sociales se han visto afectadas por el rápido proceso de liberalización y urbanización', asegura el director, que quiere hacer de estos cinco cortos un largo.

Para Zhang-ke, la apertura de China está aún por llegar, sobre todo la que tiene que ver con 'los derechos humanos y las libertades'. Para él, la influencia determinante viene de la masiva emigración de chinos alrededor del mundo. Pero, dentro, las tranformaciones verdaderas, no epidérmicas, están por llegar.