Público
Público

Cinco detenidos al impedir la Ertzaintza una marcha prohibida en San Sebastián

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Un fuerte dispositivo policial con decenas de agentes desplegados en torno al Boulevard de San Sebastián ha impedido la celebración de la manifestación prohibida que los movimientos pro amnistía habían convocado hoy en la capital guipuzcoana y que se ha saldado con cinco personas detenidas.

Según ha informado el departamento vasco de Interior, además de estos cinco detenidos, una sexta persona ha sido imputada por insultos a la Ertzaintza.

La manifestación que el entorno de la izquierda abertzale celebra cada año en apoyo a los presos de ETA, coincidiendo con la segunda y última jornada de regatas de La Concha, había sido prohibida por el Gobierno Vasco para evitar incidentes como los ocurridos en 2007, cuando once personas resultaron heridas y otras nueve fueron detenidas, entre ellas el portavoz de Askatasuna, Juan María Olano.

El pasado martes, un grupo de representantes del colectivo de familiares de presos Etxerat protestó en Vitoria por la prohibición de la marcha ante la sede central del Gobierno Vasco, que anunció que sólo una decisión judicial podría permitirla.

Este mediodía, decenas de agentes de la Ertzaintza, muchos de ellos pertenecientes a la Brigada Móvil, se desplegaron en todas las bocacalles de acceso al Boulevard, que además se encontraban bloqueadas por furgonetas policiales desde mucho antes de la hora prevista para la manifestación.

Un helicóptero de la Policía Autonómica Vasca completaba el despliegue de la Ertzaintza, que también dispuso varias patrullas en otros lugares del centro de San Sebastián, abarrotado por miles de aficionados al remo que habían acudido a la ciudad para presenciar las regatas de traineras, muchos de ellos vestidos con los colores de sus tripulaciones.

Pasadas las 13:45 horas, cientos de radicales, algunos de los cuales portaban carteles con fotografías de presos y en favor de la amnistía, rompieron la tensa calma que se había instalado en la zona peatonal del Boulevard con gritos de apoyo a los presos de ETA y en contra del PNV, al tiempo que intentaban iniciar la protesta prohibida por el departamento de Interior.

Sin embargo, el operativo de la Ertzaintza les impidió salir a la carretera y les dispersó, por lo que los manifestantes se dirigieron a la cercana Parte Vieja, donde se produjeron enfrentamientos entre grupos de radicales y los agentes que emplearon material antidisturbios.

Los radicales, algunos de ellos encapuchados, profirieron gritos en contra de la Ertzaintza y lanzaron objetos contra las dotaciones policiales que respondieron con lanzamiento de pelotas de goma.

Durante los altercados, los agentes detuvieron a cinco personas acusadas de desórdenes públicos e imputaron a una sexta por insultar a los policías.