Público
Público

Cinco empleados de la ONU mueren en un atentado en Kabul

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Por Golnar Motevalli y Sayed Salahuddin

Cinco trabajadores de Naciones Unidas murieron el miércoles en un atentado de los talibanes contra una residencia internacional en Kabul, aumentando la preocupación por la seguridad ante la segunda vuelta de las elecciones presidenciales que se celebrarán el 7 de noviembre.

La oficina del presidente Hamid Karzai y la policía indicaron que al menos un civil afgano y tres policías también murieron.

Los talibanes han prometido sabotear los comicios mientras el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, evalúa si envía o no más soldados a luchar contra la insurgencia en Afganistán, que se encuentra en su punto más alto desde la invasión de noviembre de 2001, que acabó con el régimen integrista.

En otro indicio del creciente poder de los extremistas, los insurgentes dispararon cohetes contra un hotel de lujo de propiedad extranjera, situado cerca del palacio presidencial, en el corazón de la capital afgana, obligando a más de 100 huéspedes a ocultarse en un refugio subterráneo, dijo un visitante extranjero.

Horas después de los atentados de Kabul, la secretaria de Estado de Estados Unidos, Hillary Clinton, llegó al vecino Pakistán y confirmó que uno de los muertos es estadounidense.

"Condeno rotundamente el ataque cobarde de hoy", dijo en un comunicado. "Estados Unidos sigue comprometido en su apoyo a Naciones Unidas y su trabajo vital para ayudar al pueblo afgano".

En Washington, el portavoz de la Casa Blanca Robert Gibbs dijo que el atentado es un intento de socavar las elecciones, y que "no tendrá éxito".

Los talibanes dijeron que atacaron la residencia por el papel de Naciones Unidas en la organización electoral.

"Hemos dicho que atacaríamos a cualquiera que estuviera comprometido con el proceso y el ataque de hoy es sólo el comienzo", comentó a Reuters telefónicamente el portavoz talibán Zabihulá Mujahid.

Por su parte, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, dijo en Nueva York que no se verán desalentados por el atentado, en el que también resultaron heridas nueve personas.

NACIONALIDADES DESCONOCIDAS

Frecuentado por visitantes extranjeros y diplomáticos, el Hotel Serena también fue atacado en enero de 2008, cuando murieron seis personas.

Por el momento se desconocía la nacionalidad de la mayoría de las víctimas mortales de la ONU. Durante varias horas se escuchó en la capital el sonido de disparos y sirenas.

La ONU dijo que revisará las medidas de seguridad. Las diferentes organizaciones de ayuda en Kabul también indicaron que tomarán medidas adicionales de precaución durante el periodo electoral.

Karzai, quien competirá en las elecciones con el ex ministro de Exteriores Abdulá Abdulá, condenó el ataque como inhumano.

"Desde luego uno de los objetivos del ataque talibán de hoy era demostrar que son una fuerza que puede desbaratar las elecciones", explicó sobre los comicios el analista Qasim Ajgar.

Los agresores utilizaron uniformes policiales para entrar en la residencia, según informó la policía. Un reportero de Reuters vio en el interior de la instalación los cuerpos de tres de los supuestos suicidas, aparentemente destrozados cuando detonaron sus explosivos.

Abdul Ghaim, un policía dijo a Reuters desde el lugar del atentado: "Creemos que eran paquistaníes". Muchos de los insurgentes en Afganistán proceden o se refugian en el vecino Pakistán.