Publicado: 09.05.2014 19:36 |Actualizado: 09.05.2014 19:36

Cinco féretros en el polideportivo de Monterrubio de la Serena

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los féretros con los cuerpos de los cinco chicos fallecidos en el accidente del microbús han llegado a las cuatro de la tarde al polideportivo municipal de Monterrubio de la Serena (Badajoz) entre el dolor y llantos de familiares y vecinos, y en medio de un respetuoso silencio.

El cortejo fúnebre ha llegado procedente del Instituto Anatómico Forense de Badajoz, donde se han practicado las autopsias y de donde ha partido sobre las 13.30 horas.

El pabellón, que será cerrado esta tarde al público, hasta las once horas de mañana, cuando se celebre el funeral, está lleno de familiares, amigos y vecinos de las víctimas, así como de miembros de los equipos deportivos de la localidad.

A lo largo de la jornada han llegado al lugar coronas y ramos de flores de los clubes deportivos e instituciones públicas.

Llegada de familiares y allegados de los cinco adolescentes fallecidos al cuyo polideportivo municipal

En el interior del polideportivo se encuentra el alcalde, Antonio Blázquez; el coordinador de Relaciones Institucionales del Gobierno extremeño, Juan Parejo; y los consejeros de Administración Publica, Pedro Tomás Nevado-Batalla, y Educación y Cultura, Trinidad Nogales, entre otras autoridades.

En el exterior se encuentran miembros de la Guardia Civil, la Policía Local, Protección Civil y Cruz Roja.

Poco antes de la llegada de los cuerpos, el alcalde ha subrayado la solidaridad de los vecinos con las familias, ya que desde el momento del accidente de tráfico ha colaborado con la aportación de sillas, café y alimentos.

Blázquez ha destacado la tristeza de la población en estos momentos y ha reconocido que como alcalde tenía "miedo de que algún día sucediera un hecho como éste".

El regidor ha expresado su esperanza en el futuro porque "el pueblo se recuperará y hay que mirar hacia delante".

Gabriel Pérez, padre de uno de los niños que resultaron heridos, pero que ya ha sido dado de alta, ha señalado que su hijo ha sido uno de los mejor parados, con sólo unas contusiones y arañazos leves aunque "psicológicamente está hundido".

"La noche ha pasado como una pesadilla, somos un pueblo pequeñito y el que no es familia es amigo, vecino o conocido. En un pueblo chico, para lo bueno y lo malo somos una piña", ha dicho.

Por su parte, Flor Tena, la tía de uno de los fallecidos, José Manuel Tena, también ha comentado que están "hechos polvo" porque "no lo asimilas ni te lo crees, aunque lo peor vendrá después".

"Eran niños muy jovencitos, mi sobrino iba a hacer 13 años el 27 de este mes y era muy divertido, muy lindo y muy salado", ha explicado entre lágrimas recordando que su sobrino no tenía que jugar ayer pero que quiso acompañar a un compañero "porque quería estar con él para apoyarlo".

También Eduardo Amiana, de 15 años y compañero de clase en Segundo de Educación Secundaria Obligatoria (ESO) de uno de los fallecidos, Juan Pedro Martín, de 14 años, ha explicado que todos los compañeros están "muy mal" y los fallecidos "eran muy buenas personas y muy buenos amigos".