Publicado: 08.05.2014 22:56 |Actualizado: 08.05.2014 22:56

Cinco menores fallecen en el accidente de un microbús en Badajoz

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Cinco chicos de entre 13 y 15 años pertenecientes a un equipo de fútbol sala de Monterrubio de la Serena, en Badajoz, han fallecido esta noche al chocar el microbús en el que viajaban con una máquina agrícola en la carretera que une los municipios de Castuera y Puerto Hurraco.

A pesar de que en un principio los servicios de emergencias informaron de que uno de los fallecidos era un adulto, finalmente el delegado del Gobierno en Extremadura, Germán López Iglesias, ha confirmado que todos los muertos son niños. También hay trece heridos, la mayoría menores, de carácter leve. Once de ellos han sido trasladados al Hospital de Don Benito-Villanueva y dos al de Talarrubias, pero ninguno de ellos de gravedad, según ha informado el Gobierno de Extremadura. Cuatro de ellos -de 12, 14, 16 y 50 años- ya han sido dados de alta.

El accidente ocurrió a las 21.22 horas en el kilómetro 3,5 de la BA-051, en una larga recta, cuando por motivos que están siendo investigados el microbús y la máquina agrícola chocaron. Los primeros datos apuntan a que el siniestro podría haberse producido al cruzarse un animal en la calzada, que obligó al conductor a dar un volantazo y provocó la colisión con la máquina. En el microbús viajaba el equipo de fútbol sala cadete después de disputar una competición regional, 17 personas en total, 14 de ellas niños.

Los cadáveres serán trasladados hasta el Instituto de Medicina Legal de Badajoz, donde se les practicará la autopsia. La mayoría de los heridos, entre los que se encuentra el conductor con una fractura de cadera, presentan policontusiones a causa del accidente, aunque algunos tiene fracturas pendientes de valoración, según han confirmado fuentes del Servicio Extremeño de Salud (SES), que ha destacado que su estado en general es leve de acuerdo a las informaciones que se manejan hasta el momento.

El presidente José Antonio Monago ha decretado tres días de luto oficial en la Comunidad Autónoma como testimonio del dolor de los extremeños por los fallecidos en el accidente. Además, todos los partidos políticos han suspendido esta noche los actos con los que se iniciaba la campaña electoral para las elecciones europeas, así como los actos que tenían convocados al menos hasta el próximo lunes.

Además, partidos como PP, PSOE e IU han tenido gestos de recuerdo a las víctimas en los actos de apertura de campaña celebrados en Madrid. En la sede nacional del PP de la calle Génova se ha guardado un minuto de silencio y líderes como Elena Valenciano, Alfredo Pérez Rubalcaba o Cayo Lara han tenido palabras de recuerdo a las víctimas. La candidata socialista, que tenía previsto participar este viernes en un mitin en Cáceres, ha anunciado la suspensión del mismo.

La Federación Extremeña de Fútbol también ha suspendido todos los partidos previstos para ese fin de semana en Extremadura, excepto de los de la Tercera División Nacional, en señal de luto. Está previsto que este viernes se abra la capilla ardiente en el polideportivo de la localidad de Monterrubio de la Serena.

La localidad de Monterrubio de la Serena vive momentos de nervios y gran consternación por la tragedia que todos sienten como muy cercana en esta población de poco más de 2.000 habitantes. En uno de los pocos pubs del pueblo, el Oliver, los escasos clientes que había esta noche en el local se marcharon a casa tras conocer el alcance del accidente de tráfico. Lo mismo ha ocurrido en otros bares y terrazas cercanas, que se han quedado desiertas, según ha explicado a Efe el propietario del pub Oliver, quien ha reconocido que es totalmente imposible permanecer ajeno a la tragedia que esta noche viven muchos de los vecinos del municipio.

La carreteras de acceso al lugar del siniestro quedaron cortadas por la Guardia Civil de Tráfico y sólo se permitió el acceso a los familiares directos de las víctimas, que fueron atendidos en el lugar por efectivos de la Cruz Roja, que han montado un dispositivo especial para ello. Otro de los vecinos ha explicado también que las calles del pueblo se han quedado vacías, mientras que los teléfonos y las redes sociales "echan humo" en un intento de conocer más detalles del siniestro y de los afectados.

Todos se conocen en este pueblo y muchos son familia o amigos de los 17 chicos que viajaban en el autobús y de sus padres, que en su mayoría son jóvenes y rondarían los 40 años. La localidad se preparaba para celebrar la semana que viene sus fiestas patronales de San Isidro, que previsiblemente se suspenderán ante la gravedad de lo ocurrido.