Publicado: 27.03.2014 07:00 |Actualizado: 27.03.2014 07:00

Cinco meses sin Emin y Pisly

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Cinco meses después de la muerte de los melillenses Amin Mohamed Driss (Emin) y Abdeslam Ahmed Alí (Pisly) a manos de la Marina Real Marroquí, sus familiares todavía desconocen las circunstancias en las que fueron acribillados.

Por ello, este mediodía han convocado una concentración ante el Palacio de la Asamblea, sede del Ayuntamiento de Melilla, donde guardarán cinco minutos de silencio y exigirán explicaciones a las autoridades.

Los jóvenes, de 20 y 24 años, se hicieron a la mar el 27 de octubre de 2013 en una pequeña embarcación y se toparon con una patrullera de la Marina Real Marroquí, cuyos efectivos tirotearon a ambos. La versión de los militares es que ambos intentaron darse a la fuga y, posteriormente, trataron de abordarles con su zodiac, una hipótesis rechazada por la familia de las víctimas por inverosímil.

El padre de Pisly, Abdeslam Ahmed, esgrime que las autopsias revelan que les dispararon a una corta distancia después de golpearlos. El presidente de Melilla, Juan José Imbroda, llegó a calificarlo de "brutal asesinato", pero luego no se implicó en la investigación, según las familias, que exigen Justicia al Ejecutivo central y denuncian el "silencio" de la Ciudad Autónoma, de la Delegación del Gobierno y del Ministerio de Exteriores, así como del consulado y Gobierno marroquíes.

Ahmed, que hoy ha recibido parte de la autopsia y la ropa que llevaba su hijo cuando fue asesinado, asegura que los partidos de la oposición local y varias ONG estarán representados en la concentración. "Las autoridades españolas me rehúyen, en el consulado no me hacen caso y en el Ministerio no me cogen el teléfono", se queja el padre de Pisly, convencido de que el caso no está siendo investigado.

"Lo han metido en un cajón de un tribunal civil marroquí y ahí ha quedado olvidado", denuncia Ahmed, quien adelanta que ha llevado el caso a La Haya por no haberles ofrecido ninguna información y por entorpecer la investigación sobre la muerte de los dos jóvenes melillenses.