Público
Público

Cinco muertos y 4.000 evacuados por los incendios forestales en Rusia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Cinco personas han muerto y 4.000 han tenido que ser evacuadas como consecuencia de los incendios forestales declarados en las regiones rusas de Vorónezh, Riazán y Nizhni Nóvgorod, donde casi 900 viviendas han quedado destruidas, informó hoy el Ministerio de Situaciones de Emergencia de Rusia.

El gabinete de crisis de Emergencias, reunido anoche con representantes de los ministerios de Transporte, Medio Ambiente, Agricultura, Interior y otros servicios federales, decidió aumentar el número de efectivos y equipos para la lucha contra los incendios en esas tres regiones, y también en las de Moscú y Vladímir.

El presidente ruso, Dmitri Medvédev, ordenó al Gobierno "tomar medidas urgentes para sofocar los fuegos, prestar ayuda a los afectados y a las familias de los fallecidos, el pago de compensaciones y la construcción de nuevas viviendas", informó la portavoz del Kremlin, Natalia Timakova.

Además, instruyó al Gabinete de Ministros para que se adopten todas las medidas necesarias para redoblar las prevención de incendios, en vista de la ola de calor anómala que afecta a Rusia.

En tanto, el primer ministro ruso, Vladímir Putin, viajó hoy a la región de Nizhni Nóvgorod, donde los incendios forestales han arrasado más de 500 casas en cinco localidades y amenazan a otros seis pueblos, donde viven más de 10.000 personas, según la agencia Interfax..

El jefe del Gobierno anunció a los habitantes de Vérjnyaya Vereya, arrasado completamente por el fuego, que los afectados recibirán una compensación de 100.000 rublos (unos 3.300 dólares) del presupuesto federal y otros 100.000 de las arcas regionales.

Además, Putin indicó que la Fiscalía investigará la responsabilidad de los funcionarios por su actuación en la emergencia ante las quejas de la población de que las autoridades no reaccionaron a tiempo.

A comienzos de semana, el jefe del Gobierno alertó a las autoridades regionales sobre la magnitud de estos incendios que han quemado ya cerca de medio millón de hectáreas de bosques.

"En las autoridades regionales recae la responsabilidad de la infraestructura contra incendios en los bosques. Cualquier imprevisto puede tener consecuencias trágicas y, por ello, es inaceptable", dijo.