Público
Público

Cinco nuevas alteraciones genéticas del glioblastoma

Science publicó en 2008 el mapa genético de uno de los tumores más mortales

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La tesis de que el cáncer no sucede por una sola variación genética muy importante sino por varias menores sigue ganando credibilidad, a tenor de un trabajo publicado ayer en Nature Genetics.

El hallazgo se refiere a uno de los tumores cerebrales con peor pronóstico, el glioblastoma múltiple, y se suma a otras investigaciones publicadas sobre el mismo, entre las que destaca la del mapa genético de este tipo de cáncer, difundida en Science el año pasado.

En esta ocasión, los científicos liderados por el genetista de la Mayo University (EEUU) Robert Jenkins han encontrado que los portadores de cinco polimorfismos nucleótidos simples SNP, un tipo de alteración genéticatienen un 50% más de riesgo relativo de padecer un glioblastoma que aquellas personas libres de la mutación.

Como ocurre siempre en este tipo de hallazgos, los autores se han apresurado a lanzar un mensaje tranquilizador a la población. 'Esto no implica que todos los portadores de estas mutaciones deban hacerse un TAC craneal cada año', explica Jenkins, que subraya que el incremento del riesgo es relativo precisamente porque se necesitan factores externos aún desconocidos que hagan que esos SNP impliquen la aparición del tumor cerebral.

Sólo un pequeño porcentaje de los afectados por esta enfermedad que se diagnosticó el pasado año al senador estadounidense Ted Kennedy sobrevive cinco años al diagnóstico. Aunque se trata de un tipo de cáncer con mal pronóstico, no es de los más frecuentes. Sólo 1 de cada 10.000 personas desarrollará un glioblastoma múltiple, cifra que podría descender a una de cada 7.000 en aquellos portadores de algunas de las mutaciones genéticas.

Para descubrir los SNP descritos en el estudio, los investigadores analizaron alrededor de 250.000 variantes de 692 pacientes de este tipo de cáncer, que compararon con 3.992 personas sanas. A continuación, el estudio se repitió con 176 pacientes y 174 individuos sanos de la Clínica Mayo.