Público
Público

Cinco prostitutas contra la trama de Coslada

Las mujeres denunciaron la extorsión de la Policía Local

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La investigación sobre la presunta mafia policial que operaba en la ciudad madrileña de Coslada sigue arrojando, poco a poco, detalles. Siete de los 24 agentes municipales detenidos el pasado miércoles quedaron ayer en libertad con cargos. El resto de arrestados permanecía en el Registro Central de Detenidos de Moratalaz, donde seguirán aislados hasta mañana. Será el lunes cuando pasen a disposición judicial.

En la Operación Bloque se ha visto implicada el 20% de la plantilla de la Policía Local de Coslada. Entre ellos, su oficial jefe, Ginés Jiménez Buendía, quien supuestamente era el líder de esta trama mafiosa que extorsionaba a propietarios de bares de copas, locales comerciales y prostitutas.

Jiménez fue arrestado en su domicilio a primera hora del miércoles. En el posterior registro, los agentes se incautaron de armas ilegales y una suma importante de dinero, de la que se investiga su procedencia.

Fuentes municipales reconocieron que al Ayuntamiento 'habían llegado muchas quejas de los vecinos' por numerosas actuaciones de la Policía Local, pero que no constaba ninguna denuncia contra los sospechosos. Y sin pruebas, el equipo municipal no podía actuar. Hasta que cinco prostitutas de origen rumano rompieron su silencio y se atrevieron a denunciar lo que muchos otros, por miedo a las represalias, habían callado.
Las denuncias de las meretrices apuntaban directamente a varios agentes locales de Coslada, a quienes acusaban de someterlas a toda serie de abusos. A partir de aquí, la Policía destapó toda la trama que, por ahora, no afecta a miembros de la Corporación municipal.

Rumores sin pruebas

El alcalde, Ángel Viveros (PSOE), insistió ayer en que 'habría actuado' en caso de tener indicios. En un comunicado oficial, anunció que el equipo de gobierno adoptará 'las medidas necesarias' contra los imputados, una vez se adopten las resoluciones judiciales. El primer edil reconoció que 'sí había rumores' pero 'ninguna prueba' contra los sospechosos.

Sebastián Vegas, presidente de ARCO (Agrupación Republicana de Coslada), criticó ayer la actitud del alcalde. Y recordó que en febrero de 2007, tres meses antes de las elecciones municipales, ARCO propuso en su programa electoral 'suspender de sus funciones' al principal implicado, Ginés Jiménez.

'Nos vamos a oponer a todos los presuntos abusos de autoridad, retenciones indebidas de jóvenes en el cuartelillo de la Policía Municipal...', señalaba uno de estos párrafos. 'Queremos recordar a todos los policías locales de Coslada que la obediencia debida no exime de responsabilidad', concluía ARCO en sus propuestas de aquellas elecciones.

En esta misma línea se manifestó ayer Daniel Tecu, presidente de la Federación de Asociaciones Rumanas de Europa (FEDERE), quien animó a todos aquellos ciudadanos rumanos que sufrieron 'la chulería y mal comportamiento' de los agentes municipales 'a que denuncien ahora'.

Tecu conoce a numerosos compatriotas que fueron agredidos. 'Sé de un chico al que sacaron de la ciudad y, después de darle una paliza tremenda, le dejaron allí tirado. Pero no denunció por miedo', recuerda.