Público
Público

Cinco provincias en alerta por el calor

Madrid, Toledo, Cuenca, Guadalajara y Albacete están en alerta amarilla por riesgo de altas temperaturas según AEMET

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Madrid, Toledo, Cuenca, Guadalajara y Albacete están en alerta amarilla por riesgo de altas temperaturas, según refleja en su web la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet).

En concreto, la capital de España tiene alerta amarilla porque el mercurio puede llegar a los 36 grados en la zona metropolitana, en el sur, Henares y Vegas. Ya en Castilla-La Mancha, los termómetros pueden alcanzar temperaturas de 37 grados en partes de Toledo y de 36, en Cuenca, Guadalajara y Albacete.

Madrid y Castilla-La Mancha son las dos únicas comunidades que tienen este sábado activado algún tipo de alerta por calor, ya que tanto el resto de la Península, como las Islas carecen de avisos meteorológicos.

Expertos del Observatorio Hidratación y Salud (OHS) alertaron hoy del riesgo de deshidratación y de sufrir golpes de calor con los días calurosos y las altas temperaturas que se están dando en los últimos días en toda España, sobre todo en ancianos, deportitas, embarazadas, niños, enfermos crónicos y trabajadores al aire libre, para lo que recomiendan ingerir variedad de bebidas durante el día

Junto a la pérdida de líquido por el sudor como consecuencia de las altas temperaturas, la humedad y la actividad física contribuyen a una mayor pérdida de líquidos y un desequilibrio hídrico si no se compensan debidamente esas pérdidas, lo que puede llevar a una situación de deshidratación, informaron en un comunicado.

Entre los síntomas que pueden alertar de estas situaciones está el dolor de cabeza, mareos, vómitos, disminución del rendimiento físico y mental, fatiga, aumento del ritmo cardíaco, aumento de la temperatura corporal, cansancio, alteración de la presión sanguínea, vértigo y desvanecimiento al levantarse, dificultad de concentración, apatía, debilidad o fallo en la función renal, y 'cuanto mayor es la pérdida de líquido más preocupantes son los síntomas'.

En los casos más extremos puede provocar delirio, inconsciencia e incluso la muerte a consecuencia del denominado golpe de calor, producido por la exposición directa y prolongada al sol, y que deriva en un fallo de los mecanismos de regulación de la temperatura corporal, el exceso de temperatura puede sobrepasar la capacidad de adaptación del cuerpo a la situación ambiental desapareciendo la sudoración, que es la forma que tiene el cuerpo de bajar la temperatura y alcanzarse los 40 ó 41 grados.

Por ello, la hidratación es fundamental para desarrollar procesos fisiológicos básicos como la digestión, el transporte de nutrientes, la eliminación de desechos a través de heces y orina, la regulación de la temperatura, además de prevenir el estreñimiento, favorecer el funcionamiento de los riñones y el buen estado de la piel.