Público
Público

Cinco sospechosos del 11-S serán juzgados en Nueva York

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Cinco acusados de organizar los atentados del 11 de septiembre, entre ellos el supuesto cerebro Jalid Sheij Mohammed, serán enviados a un tribunal penal de Nueva York desde la prisión militar de bahía de Guantánamo, en Cuba, informó el viernes un responsable del Gobierno del presidente Barack Obama.

Los cinco estaban siendo procesado en comisiones militares estadounidenses en Guantánamo, pero el Gobierno de Obama se ha comprometido a cerrar la controvertida prisión y trasladar algunos de los casos a tradicionales tribunales criminales para ser sometidos a juicio.

Aún así, algunos serán juzgados en tribunales militares, como Abd al-Rahim al Nashiri, acusado de planear el ataque de 2000 contra el buque de guerra USS Cole en Yemen, dijo un responsable de la Administración, que pidió no ser identificado

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, expresó el viernes que insistirá en una forma de justicia "rigurosa" para Mohammed.

"Estoy absolutamente convencido de que Jalid Sheij Mohamed será sujeto a las más rigurosas exigencias de justicia. El pueblo estadounidense insistirá en ello. Mi Gobierno insistirá en ello", precisó ante preguntas realizadas durante una conferencia de prensa conjunta con el primer ministro japonés.

Se prevé que el fiscal general de Estados Unidos, Eric Holder, anuncie estas decisiones el viernes.

El traslado supone uno de los primeros grandes pasos adoptados por el Gobierno estadounidense para cerrar la prisión, que prometió clausurar el 22 de enero de 2010.

Sin embargo, Obama y su equipo han enfrentado varios obstáculos políticos y diplomáticos y algunos funcionarios admiten que podría ser difícil cumplir con el plazo.

Actualmente quedan 215 detenidos en las prisión que fue establecida a principios de 2002 por el Gobierno del ex presidente estadounidense George W. Bush para recluir a sospechosos de terrorismo.

Probablemente los juicios en Nueva York provoquen algunas fuertes reacciones, principalmente porque se realizarán en la misma ciudad en la que ocurrieron los mortales ataques que en 2001 destruyeron las Torres Gemelas del World Trade Center y causaron la muerte de unas 3.000 personas.

Estados Unidos ha pedido a algunos aliados clave que reciban a detenidos de la cárcel de Guantánamo cuyas conexiones con el terrorismo han sido descartadas, pero se ha encontrado con resistencia.

Además algunos rivales políticos de Obama en Estados Unidos no quieren que los juicios se lleven a cabo dentro de territorio estadounidense.

Una parte de los republicanos argumenta que Guantánamo ya tiene las instalaciones necesarias para juzgar y encarcelar a sospechosos de terrorismo. Sin embargo, el Gobierno y los demócratas insisten, indicando que los tribunales y prisiones dentro de Estados Unidos han lidiado con casos similares en el pasado.