Público
Público

Unos cincuenta operarios inyectan hormigón en el socavón de las obras del metro de la L-9

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Unos cincuenta operarios trabajan inyectando hormigón en los dos socavones que se produjeron ayer a consecuencia de una fuga de agua en las obras del metro de la L-9 en la futura estación de Mercabarna, en la Zona Franca de Barcelona.

El departamento de Política Territorial y Obras Públicas ha informado hoy de que la fuga de agua, que se produjo hacia las 20.00 horas de ayer, ya está controlada y que no se han detectado nuevos movimientos en el terreno.

El escape, que según las mismas fuentes se produjo cuando no había nadie trabajando en la obra, anegó de agua una parte de la galería de la futura estación de Mercabarna que se está construyendo, lo que provocó dos hundimientos o "asentamientos" en la calzada que discurre por encima, como los denomina la Conselleria.

Según este departamento, uno de los socavones tiene unas dimensiones de un metro de profundidad y tres de ancho, y el otro unos veinte centímetros de profundidad -sin especificar su anchura-, aunque testigos presenciales han asegurado a Efe que el hundimiento supera los siete metros de largo.

Los operarios desplazados al lugar trabajan asimismo para reponer el pavimento de la calle dañado y reurbanizar el tramo de la vía afectado, situado en la calle K, entre el acceso a Mercabarna y la calle 40.

La zona en la que se ha producido la fuga, unos doscientos metros de la calle K, permanece acordonada y esta mañana ha sido vallada por ambos extremos, lo que dificulta observar con claridad el alcance de los socavones.

La Guardia Urbana cortó ya anoche al tráfico la citada calle, una de las vías de acceso a Mercabarna, que permanece cerrada a la circulación, circunstancia que mañana podría acarrear problemas de tráfico, puesto que es una de las vías de acceso al mercado central de Barcelona, aunque no la principal.

Fuentes de Mercabarna han informado a Efe de que, si continúa el corte de tráfico, se desviará la circulación que habitualmente entra en el recinto por la Puerta K, tanto de camiones como de turismos, hacia la llamada Puerta Secundaria, donde se habilitará algún carril más de acceso.

Por el momento se desconocen las causas que provocaron la fuga de agua.