Público
Público

El cine español pulveriza su recaudación de 2008

La cifra a final de año será en torno a un 20% mayor que en el ejercicio anterior y se quedará cerca del mejor dato de la última década. 'Spanish movie' y 'Planet 51' trituraron a sus rivales internaci

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Caída y auge del cine español. La situación era tan desesperada este verano que parecía que sólo quedaba encomendarse a la Virgen. La cuota de pantalla del primer semestre de 2009 fue del 9,9 % y perdimos dos millones de espectadores respecto al mismo periodo del año anterior.

Para hacerse una idea de la pobreza de estas cifras basta recordar que las del pasado año un 13,18% de cuota y 1,4 millones de espectadores menos que en 2007 fueron recibidas con zozobra por la industria.

Los datos publicados en julio pasado por el Instituto de la Cinematografía y de las Artes Audiovisuales (ICAA) no hacían sino confirmar la caída libre en la cuota de pantalla: 21,3% (2005), 18,8 (2006), 15,8 (2007) 13,1 (2008) y 9,9 (primer semestre de este año).

Por si todo esto no fuera suficientemente malo, en los meses de julio y agosto se tocó fondo: sólo 5,5 de cada 100 espectadores vieron cine nacional. Lo dicho: sólo quedaba encomendarse a la Virgen a la espera de un milagro. O a los Geos

El éxito se apoya en las campañas de márketing de las televisiones

El rescate se inició el pasado 2 de octubre, cuando llegó a las salas REC 2 (Jaume Balagueró y Paco Plaza). En la primera escena del filme los Geos entraban a saco en la casa infectada de zombies que conocimos en REC (Jaume Balagueró y Paco Plaza, 2007). Desde ese día el cine español ha entrando en velocidad de crucero. REC 2, Celda 211(Daniel Monzón), Ágora (Alejandro Amenábar), Planet 51 (Jorge Blanco y Javier Abad) y Spanish movie (Javier Ruiz Caldera) han copado el ránking de las películas más vistas durante las últimas semanas, disputándole los puesto de honor a títulos como Luna nueva, la intratable saga de vampiros adolescentes.

La cosa empezó a pintar bien. Tanto que la Federación de Asociaciones de Productores Audiovisuales Españoles (FAPAE) mostró su 'satisfacción' por el 'buen posicionamiento' de nuestro cine el pasado lunes. Y eso que todavía no conocían este dato: tras los resultados de este fin de semana, con Spanish movie y Planet 51 disputándose el primer puesto, se puede asegurar sin esperar a final de año que nuestras películas ya han pulverizado los 81,6 millones de euros obtenidos en 2008.

Pau Brunet, analista de una de las webs de referencia sobre el comportamiento de la taquilla en nuestro país (www.boxoffice.es), se atreve a vaticinar que el cine español recaudará este año 'alrededor de 104 millones de euros', lo que supondría el mejor dato de la década tras los 106, 4 millones de 2005 y los 110,2 de 2001, el año de Torrente 2 (Santiago Segura) y Los otros (Alejandro Amenábar), que ostenta desde entonces el título de película más vista de la cinematografía nacional.

Amenábar vuelve a impulsar la cuota de pantalla, pero no está solo

No obstante, Brunet cree que los números de este año tienen más valor que los de 2001: 'Ese año la cifra se apoyó mucho en Los otros, mientras que la de ahora, pese a que Amenábar ha vuelto a ejercer de locomotora, se sostiene sobre varios títulos'.

'No se recordaba un otoño así en mucho tiempo', cuenta a Público Álvaro Agustín, director general de Telecinco Cinema, productora del canal de televisión que está detrás de tres de los pelotazos recientes: Ágora, Celda 211 y Spanish movie.

'La cuota se apoya siempre en un número que oscila entre cinco y diez filmes de los 100 que se estrenan en condiciones razonables. Este año el número es similar, la diferencia está en que todos los filmes que sostienen la taquilla han funcionado muy bien', añade el directivo de la cadena de televisión privada, obligada por ley a invertir el 5% de sus ingresos en financiar cine europeo.

'La clave del éxito de 2009 ha sido la televisión. Tanto Antena 3 [productora de Fuga de cerebros y cofinanciadora de Planet 51] como Tele 5 nos han bombardeado con anuncios de sus producciones', explica Brunet. Álvaro Agustín desarrolla esta idea. 'Producimos entre seis y ocho películas al año. E intentamos que tres o cuatro se conviertan en fenómenos. Una de las herramientas que usamos es el márketing dentro de la programación de la cadena', afirma aludiendo a una estrategia con la que consiguieron que toda España se enterara de que Amenábar estrenaba una película sobre la astrónoma Hipatia.

'La clave del éxito de 2009 ha sido la televisión'

En efecto, además de los tráileres, los anuncios y los reportajes habituales, las cortinillas y los logos de Tele 5 aparecieron esos días tuneados con motivos del filme sobre los últimos días de Alejandría (fue una avalancha de tal calibre que sólo faltó que Jorge Javier Vázquez presentara su programa vestido con túnica).

El caso es que los espectadores hicieron caso omiso a las tibias críticas que recibió la nueva obra de Alejandro Amenábar ('la mayoría del público no consume crítica cinematográfica', aclara' Brunet) y se lanzó masivamente a los cines: la obra ha superado ya los 21 millones de euros de recaudación.

Pero no se crean que se trata sólo de ametrallar a la gente con anuncios hasta que estos acuden al cine por pura desesperación. Los espectadores de Spanish movie y Ágora son bien diferentes. Y no se les convence del mismo modo. 'Spanish movie requería una campaña divertida', matiza Agustín.

Spanish movie es un buen ejemplo de los nuevos aires del cine español

Humor y confianza en el producto, añade Brunet: 'Hemos ganado en seguridad. No sólo hemos conseguido siete números uno este año, algo totalmente impensable, sino que antes de que se estrenen las películas sabemos que van a funcionar. Cuando los equipos de márketing saben lo que tienen entre manos y el modo en que deben lanzar el filme, el público se da cuenta, lo huele. El caso de Spanish movie es de libro: llevan meses machacando en Internet con márketing viral o vídeos como el de Leslie Nielsen y Chiquito de la Calzada. Sabían que tenían un producto grande entre manos'.

Spanish movie es un buen ejemplo de los nuevos aires del cine español. Se trata de una spoof movie, género paródico que hace estragos entre los adolescentes, un sector que ya había sido cortejado en los dos filmes que sostuvieron la taquilla española en el primer semestre del año junto a Los abrazos rotos (Pedro Almodóvar): Fuga de cerebros (Fernando González Molina) y Mentiras y gordas (Alfonso Albacete y David Menkes).

'Algún productor avispado se ha dado cuenta de que los jóvenes que iban a ver las películas americanas de adolescentes eran un público muy fiel. ¿Por qué no hacer un producto español similar?', razona Brunet. 'Hablé con otros directores de mi generación y todos parecían perplejos: ¿cómo no se ha hecho antes? A todos se les había pasado por la cabeza hacer una parodia del cine español tomando como referencia la estructura de las comedias estadounidenses', contó a este periódico Javier Ruiz Caldera, director de Spanish movie. 'Hago los filmes que me gustaría ver', dice Fernando González Molina, autor de Fuga de cerebros. Pues parece que los espectadores tienen los mismos gustos. B