Público
Público

El cine europeo, desterrado casi completamente de los Óscar

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El cine europeo, que copó el año pasado las candidaturas de interpretación en los Óscar, está casi desterrado este año de los premios de la Academia de Hollywood, con ausencias tan notables como la de la italiana "Gomorra".

El póquer de ases en febrero de 2008 lo completaron los británicos Daniel Day-Lewis y Tilda Swinton (mejor actor y mejor actriz secundaria), la francesa Marion Cotillard (mejor actriz) y el español Javier Bardem (mejor actor secundario).

Ya lo avisaba la propia Swinton en la rueda de prensa posterior a la entrega de su estatuilla dorada: "Hollywood está construido por europeos (...); no lo digan muy alto, pero estamos aquí para quedarnos".

De entre los 20 actores y actrices candidatos al Óscar en la gala del próximo 22 de febrero sólo hay dos nombres europeos: la británica Kate Winslet y la española Penélope Cruz. Eso sí, ambas parten con grandes opciones de hacerse con el galardón en las categorías de mejor actriz y mejor actriz de reparto, respectivamente.

También destaca la presencia del director británico Danny Boyle, uno de los máximos favoritos a hacerse con el Óscar al mejor director por su trabajo en "Slumdog Millionaire", el éxito "indie" del año, aunque tendrá como gran rival a David Fincher, el autor de "The Curious Case of Benjamin Button".

El duelo entre ambas cintas (13 candidaturas para la película de Fincher, 10 para la de Boyle) será uno de los grandes atractivos de la velada.

Anthony Dod Mantle, compatriota y compañero de Boyle en ese filme, compite en el terreno de mejor fotografía, mientras que el también británico Mike Leigh, seis veces candidato al Óscar, aspira a hacerse con la estatuilla al mejor guión original por "Happy-Go-Lucky".

Asimismo, en la categoría de mejor guión adaptado compiten los ingleses Simon Beaufoy, creador del libreto de "The Full Monty" (1997), que esta vez llega a los Óscar con el texto de "Slumdog Millionaire"; David Hare, candidato en 2003 por "The Hours", que apostará en febrero por "The Reader"; y Peter Morgan, nominado en 2007 por "The Queen", ahora por "Frost/Nixon".

Incluso aparece un francés, Alexandre Desplat, en la lucha por la mejor banda sonora, por "The Curious Case of Benjamin Button".

No obstante, el reducto para el cine europeo se encuentra en el campo de mejor película en lengua extranjera, premio que se disputarán la francesa "La clase", la austríaca "Revanche" y la alemana "Der Baader Meinhof Complex".

Además, estarán junto a la japonesa "Okuribito" y la cinta animada israelí "Vals con Bashir", que buscarán tomar el relevo a la austríaca "Los falsificadores", ganadora el año pasado.

No consiguió entrar entre las elegidas la italiana "Gomorra", la novela de Roberto Saviano sobre el mundo de la camorra italiana convertida en película por Matteo Garrone, que consiguió el premio del Jurado en el Festival de Cannes.

Si bien el año pasado los Óscar contaron con el premio a la mejor banda sonora para el italiano Dario Marianelli, el de mejor canción para el irlandés Glen Hansard y la checa Markéta Irglová o el inconfundible aroma parisino en "Ratatouille", una producción de Disney, en 2009 las esperanzas están depositadas en el filme británico "The Duchess".

Dirigido por Saul Dibb y protagonizado por Keira Knightley y Ralph Fiennes, la cinta aspira a los Óscar en las categorías de mejor dirección artística (Michael Carlin y Rebecca Alleway) y mejor diseño de vestuario (Michael O'Connor).

En la categoría de mejor documental aparecen el director alemán Werner Herzog por "Encounters at the End of the World", y el británico James Marsh, por "Man on Wire".

Estos son los principales ingredientes europeos en la receta de los Óscar para este año, a los que la crítica especializada achaca algunas ausencias caseras de renombre, como Clint Eastwood, ignorado por su labor en "Gran Torino", o Bruce Springsteen, ganador del Globo de Oro a la mejor canción original por "The Wrestler", con música y letra de "The Boss".