Público
Público

Un cine latino diferente en San Sebastián con un gran documental y una película futurista

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El cine latinoamericano dejó hoy su lado más violento y costumbrista para ofrecernos dos trabajos muy diferentes, el excelente documental "Intimidades de Shakespeare y Víctor Hugo", que ha sido toda una sorpresa, y un filme de ciencia ficción curioso y polémico, "Sleep Dealer".

La mayoría de las películas vistas hasta ahora en la sección "Horizontes Latinos" del Festival de cine de San Sebastián se centran en problemas sociales y con muchas dosis de violencia, cuestiones que toca también "Sleep Dealer" aunque desde una original perspectiva de ciencia ficción, peor que están muy lejos de la historia que narra "Intimidades de Shakespeare y Víctor Hugo".

Un documental que es el debut de la joven directora mexicana Yulene Olaizola, que se ha convertido en la sorpresa latinoamericana del Festival y que ha recibido una fantástica acogida, especialmente por parte del público joven, que la ha colocado entre las favoritas al premio que otorgan.

Una historia con sorpresa, que nada tiene que ver con la historia de los dos escritores del título, en el que la abuela -Rosa- de la directora cuenta la vida de uno de los inquilinos que se alojó en la casa de huéspedes que regenta, un artista "medio loco" con una complicada, interesante y nada habitual vida.

Realizado como trabajo de estudios, es una historia bien narrada que aprovecha el atractivo de la protagonista, con aspecto de abuelita venerable pero con muchas historias que contar y con una personalidad de lo más peculiar, que atrae la atención del espectador sin ninguna dificultad.

Pero a pesar de que la historia se basaba en los recuerdos de Rosa -que Olaziola "adaptó y manipuló"-, la directora desarrolló un guión muy estructurado y ajustado a lo que quería contar.

Basada en hechos reales y en suposiciones de las que su abuela está convencida, el documental parte de un cuento escrito por la anciana y de ahí ha salido el título: "Intimidades de Shakespeare y Víctor Hugo", que es una recopilación de historias ocurridas en la casa de huéspedes, situada en la esquina de dos calles que llevan los nombres de esos dos escritores.

En un mundo totalmente diferente se sitúa "Sleep Dealer", también primer largometraje de Alex Rivera, un estadounidense de origen peruano al que le interesa explorar las relaciones entre Estados Unidos y México como representación del mundo globalizado de hoy.

Un filme de ciencia ficción, que presenta una visión del futuro "tercermundista", según explicó el director, y en la que aparece un mundo dominado por el reparto de agua, por las barreras infranqueables y por la conexión cibernética de los seres humanos.

Extraña película, con imágenes muy poderosas en algunos casos y muy pobres en otras, que carece de fuerza en las interpretaciones pero que muestra un esforzado intento de dar una réplica desde el hemisferio sur a las grandes producciones de ciencia ficción.