Público
Público

El cine perdió 9 millones de espectadores en 2008

Las producciones españolas, faltas de un taquillazo, pierden público mientras las de EEUU ganan cuota de pantalla hasta alcanzar el 71,51%. La industria carga contra las descargas en Internet y se olvida de mencionar que Hollywood juega c

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Las cifras del mercado cinematográfico español en 2008, difundidas ayer por el Ministerio de Cultura, ratifican la crisis del sector. Bajan el número de espectadores totales (un descenso de 9,1 millones, un 8,4 % menos que en 2007) y el número de espectadores de cine español (una caída de 1,4 millones, un 9,1%, menos). De cada 10 filmes proyectados sólo 1,3 fueron españoles (cifra ligeramente inferior a 2007) y más de 7 vinieron de EEUU (casi un punto más que el pasado año).

Los crímenes de Oxford, de Alex de la Iglesia, fue la película española más taquillera del año con 8,2 millones de euros y 1,4 millones de espectadores; no obstante, esas cifras sólo le sirvieron para ocupar el decimoquinto lugar de una taquilla dominada por el cine de Hollywood.

1,3 de cada 10 filmes proyectados fueron españoles, 7 de cada 10 de EEUU

En efecto, la lista de los taquillazos está encabezada por Indiana Jones y el reino de la calavera de cristal, que recaudó 20,8 millones de euros y fue vista por 3,5 millones de espectadores. Detrás del doctor Jones se situaron títulos como Hancock, Kung Fu Panda, Mamma mía! y Madagascar 2.

La segunda película española más vista fue Mortadelo y Filemón: misión salvar la Tierra, que ocupa el puesto decimosexto, seguida por Vicky Cristina Barcelona (puesto decimonoveno).

Hasta aquí las cifras. Ahora vienen las interpretaciones de las mismas. Según el director del Instituto de Cinematografía (ICAA), Fernando Lara, una de las causas del descenso del cine español es la falta de un taquillazo que arrastrara al resto de títulos: en su opinión, 2009 'puede ser un año potente' gracias a los estrenos de los nuevos títulos de Almodóvar, Amenábar, Fernando Trueba, Daniel Sánchez Arévalo e Isabel Coixet.

'La piratería es lo que está haciendo más daño al cine', según Lara

En términos similares se manifiesta Pedro Pérez, presidente de la Federación de Asociaciones deProductores Audiovisuales (Fapae), que, pese a calificar los datos de 'insatisfactorios', se declaró 'muy optimista': 2009 será un 'año magnífico para nuestro cine'.

Ambos coincidieron también en la causa principal de los males del cine español: la piratería. Así, mientras Pérez afirmó que la caída es achacable 'al daño gravísimo que está causando la piratería a la asistencia a las salas', Lara aseguró que 'la piratería, sobre todo en Internet, es la que más daño le está haciendo al cine'.

Opiniones que se asemejan a las realizadas por la presidenta de la Academia de Cine, Ángeles González-Sinde, en su discurso de los Premios Goya, el pasado 1 de febrero: 'Hay que seguir peleando para que las descargas ilegales no nos hagan desaparecer'.

Las cifras de descargas desmienten a la industria

El problema del argumento anti piratería, convertido ya en un mantra obsesivo, es que la industria no suele apoyar sus denuncias con cifras. O, al menos, con cifras verosímiles. Así, la propia González-Sinde aseguró el mes pasado que 'como mínimo, el daño será el 15% de la cuota de mercado que tenemos, sin contar el top manta. Con 350 millones de descargas, estaríamos hablando de 52,5 millones de entradas o DVD que el cine español de vender o alquilar'.

Así, González-Sinde basa su argumento (película descargada igual a entrada no vendida) en cifras no verificadas que han sido rebatidas en numerosas ocasiones; la última, el pasado enero, cuando el juez James P. Jones magistrado encargado de determinar la sanción que debe hacer frente el webmaster del sitio de descargas Elite Torrents, por las pérdidas que causó a Hollywood aseguró en un escrito que aquellos que descargan productos en las redes de intercambio no pagarían necesariamente por los mismos: acceden a ellos porque son gratuitos.

Además, González-Sinde daba por sentado que el porcentaje de descargas de películas españoles era similar a la cuota de pantalla del cine español, algo desmentido recientemente por el fundador de HispaShare.com, uno de los sitios de descargas P2P más conocidos de España: en 2008, las 100 películas (sólo 5 eras españolas) mas bajadas de la Red habían tenido 22 millones de descargas( 200 mil correspondían a los filmes nacionales, es decir un 0,9 % del total). Unas cifras que quedan muy lejos de la cuota de pantalla actual del cine español: 13,1%.

La piratería ha eclipsado los argumentos contra Hollywood

La bestia negra

Lo curioso es que la obsesión contra la piratería ha hecho que la industria española se olvide de su antigua bestia negra: Hollywood. En efecto, tras los malos datos del cine español en 2002 (perdió 10 millones de espectadores hasta quedarse en un 13,4 % de cuota de pantalla), parte de la industria presentó un documento en el que se solicitaban medidas políticas contra 'la apisonadora de Hollywood': 'Las condiciones actuales del mercado niegan al cine europeo y español la posibilidad de intentar alcanzar una cuota que se adecúe a las características de la industria cinematográfica española'. Además, el texto aseguraba que la cuota de mercado del cine español podría llegar al 35% si se dieran las 'condiciones de mercado idóneas'.

Tras el encuentro en el que se elaboró el documento, el entonces presidente de la FAPAE, Eduardo Campoy, aseguró que 'las grandes compañías estadounidenses controlan las televisiones y las salas de cine, porque obligan al exhibidor, a cambio de darle por ejemplo El señor de los anillos, a comprar otras 12 películas, y así se estrenan como películas de cine, simples obras para televisión que en EEUU ni siquiera han tenido explotación comercial en sala'.

La cosa no ha cambiado mucho desde entonces, ni respecto a la posición dominante del cine estadounidense ni respecto a la cuota de pantalla del cine español, pero la piratería monopoliza ahora el espacio de la protesta. ¿Está la industria disparando contra el enemigo equivocado?