Público
Público

La cineasta Catherine Corsini presenta "Partir" en el Festival Europeo de Sevilla

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La directora de cine Catherine Corsini, que concursa en el Sevilla Festival de Cine Europeo con "Partir", ha denunciado que Francia es un país "muy avanzado de cara a la galería, pero dentro de casa las cosas son más complicadas y las tradiciones están más arraigadas de lo que se puede pensar".

En conferencia de prensa, la directora de este filme francés protagonizado por el español Sergi López y la británica Kristin Scott Thomas, ha asegurado que el filme "no es una película feminista; además, a las feministas no les ha gustado porque a la mujer se la penaliza" socialmente, al tener que descender en la escala social cuando decide abandonar a su marido por otro.

"Partir" cuenta la historia de un matrimonio burgués cuya esposa se enamora del personaje que interpreta Sergi López, un albañil dedicado a la economía sumergida que acaba de salir de prisión y de cuya anterior vida familiar sólo restan jirones.

"Creí que mi película sería una película difícil, dura y negra y que por eso no iba a llegar al público", pero en Francia ha tenido mucho éxito, ha señalado la directora, quien también ha confesado que hasta ahora no había rodado escenas de amor físico y que, finalmente, optó por no cortarlas y "buscar la calidez suficiente" como si ciertamente "el deseo fluyera" entre los personajes.

Corsini ha explicado que optó por una actriz de 40 años no por pensar que esa edad sea especialmente dificultosa en el terreno sentimental sino porque detesta "la dictadura de la eterna juventud".

También lo hizo "tal vez huyendo de la idea de que los hombres buscan como refugio a mujeres más jóvenes; y de que generalmente se opta por actores más jóvenes, más guapos, atractivos y excitantes", motivo por el cual cuando le explicó esta idea a Kristin Scott Thomas ésta le dijo que una película con esos actores y ese guión "nunca se hubiera rodado en los Estados Unidos".

Corsini ha añadido sobre este asunto que también se planteó la historia "como un regalo a la mujer", mientras que del marido, un burgués bien establecido que ve que su mundo se tambalea, se preguntó que el debate es si realmente estaba enamorado o creía que su mujer era una posesión más.

La directora ha asegurado haber estudiado personajes como Ana Karenina y Emma Bovary, pero que, para ir contra la tradición burguesa, ha desposeído a su personaje del sentido trágico, aunque sin eludir las convenciones sociales porque también ha querido reflejar el lugar de las mujeres en la sociedad actual, así como la diferencia entre ser rico y pobre.

También ha destacado haber disfrutado "dinamitando el esquema tradicional de la familia francesa" eligiendo a una actriz británica y aun actor español.

Preguntada sobre el debate suscitado en su país acerca de la identidad francesa, Corsini lo ha achacado a intentos del Gobierno por recuperar electorado de la extrema derecha ante la inminencia de las elecciones regionales, lo que lamentó por considerar que los problemas acuciantes de francia son el desempleo y la deficiente distribución de la riqueza.