Público
Público

El cineasta Jaime Rosales cree que los jurados no premian filmes que despiertan pasiones y fobias

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El realizador Jaime Rosales, que competía en el Festival de Cine de San Sebastián con "Tiro en la cabeza", no está sorprendido por haber quedado fuera del palmarés, pues ha dicho que los jurados no suelen premiar filmes como el suyo, que despiertan a la vez "grandes pasiones y grandes fobias".

Sí está muy satisfecho por el reconocimiento de la crítica internacional, que ha otorgado el premio Fipresci a la película, en la que ha recreado sin un solo diálogo el atentado de Capbreton, en el que ETA asesinó a dos guardias civiles.

"Que el jurado de la Fipresci, que es muy independiente, haya decidido premiar mi película es un espaldarazo muy importante", ha dicho Rosales a un grupo de periodistas tras hacerse público el palmarés de la 56 edición del Zinemaldia.

Ha señalado que no ha visto ninguna de las películas que concursaban en la Sección Oficial, aunque considera que es muy difícil que una cinta como la suya entre en el palmarés, porque las decisiones de los jurados suelen ser de "consenso", y "Tiro en la cabeza" no suscita una reacción unánime.

Siente, sin embargo, que su película "ha marcado" el certamen donostiarra y que en su carrera va a ser un título "muy, muy importante".

"Para mí sí que es un antes y un después muy claro, aunque no digo que quiera hacer películas con temática política. Cuando la estaba rodando tuve la sensación por primera vez en mi vida de estar en el centro de la creación, de no trabajar con ningún referente, en algo que no se parecía a nada y que tenía que ver con un cine muy primigenio y con algo muy moderno", ha afirmado.

El realizador catalán piensa que se han dicho "cosas muy irracionales" sobre su película, y lo han hecho "personas que ni siquiera la han visto", lo que atribuye a una "contaminación política" que considera "muy importante desactivar".

Ha asegurado que "Tiro en la cabeza" es "antipropagandística", en la que se muestran los hechos "sin ideologías, sin todo lo político".

"El cine clásico es militante, a favor o en contra de determinadas cosas. Todas hacen propaganda de algo. Mi película, no", ha subrayado.

Rosales no cree que la lectura de la lista de premiados, de la que están ausentes los filmes españoles que competían este año, deba hacerse por cinematografías, sino por autores. "Esa es la gracia del festival", ha destacado.

También ha hablado de Paul Newman, fallecido hoy, ligado a una industria, la de Hollywood, con la que Rosales mantiene una relación de "amor-odio" y que rechaza precisamente "como instrumento propagandístico".