Público
Público

Cintra perdió 26,2 millones en 2007 por el aumento de los gastos financieros

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Cintra, filial concesionaria de Ferrovial, perdió el año pasado 26,2 millones de euros, frente al beneficio de 155,6 millones del año anterior, debido al incremento de los gastos financieros derivados principalmente de la incorporación de la deuda de las nuevas concesiones.

El beneficio de 2006 fue consecuencia de las plusvalías obtenidas por la venta de su participación en Europistas, por lo que sin tener en cuenta ese extraordinario ni las diferencias de conversión que han afectado a las cuentas de 2007, el resultado neto ajustado hubiera sido de 24,9 millones de pérdidas el pasado ejercicio frente al quebranto de 12,4 millones de un año antes.

Las cuentas remitidas hoy por la compañía a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) muestran un importe neto de la cifra de negocio de 1.024,7 millones de euros, lo que supone un crecimiento del 15,8 por ciento, en tanto que el beneficio bruto de explotación (Ebitda) aumentó el 17 por ciento, hasta 694 millones de euros.

El incremento de los ingresos fue consecuencia de los buenos datos de trafico, el aumento de las tarifas y la consolidación de las nuevas concesiones, de tal forma que la división de autopistas elevó su facturación el 17,1 por ciento (881,1 millones de euros) y la de aparcamientos, el 8,4 por ciento (143,6 millones de euros).

La autopista canadiense 407 ETR, principal negocio de la compañía, aportó el 34,5 por ciento de las ventas, al elevar sus facturación el 11,1 por ciento, hasta 353,7 millones de euros, gracias al aumento del 5,4 por ciento del tráfico (en número de viajes diarios) y a la subida del 8,3 por ciento de las tarifas.

Además destaca el comportamiento de la estadounidense Indiana Toll Road, que consolida su primer ejercicio completo con un incremento de los ingresos del 84,4 por ciento, hasta 54,9 millones de euros.

Aunque con menor peso en los ingresos totales, 18 millones de euros, la autopista Madrid-Levante (Ocaña-La Roda) casi triplicó su facturación en su primer año completo de funcionamiento.

Por el contrario, la evolución de la Chicago Skyway fue negativa, con una caída de los ingresos del 12,6 por ciento, hasta 39,2 millones de euros, como consecuencia del errático comportamiento del tráfico, las obras en la propia autopista y la depreciación del dólar frente al euro.

Las pérdidas financieras aumentaron el 38,8 por ciento, hasta 650,6 millones de euros, de los que algo más de 100 millones fueron consecuencia del aumento de los gastos financieros derivados de la incorporación de la deuda de las nuevas concesiones, que son la Indiana Toll Road y las chilenas Ruta del Bosque y Talca-Chillán.

La deuda total de las concesiones se incrementó el 4,5 por ciento, al pasar de 9.119,6 a 9.532,1 millones de euros, debido fundamentalmente al aumento del endeudamiento de la 407 ETR en 414,2 millones por la emisión de tres nuevos bonos.

Al cierre de 2007, la posición de tesorería neta de la compañía era de 173,4 millones de euros, en tanto que el valor de sus activos se situó en 9.186 millones de euros, un 27,9 por ciento superior a la de seis meses antes.