Público
Público

La cirugía para adelgazar no "cura" la apnea del sueño

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Por Megan Rauscher

En las personas obesas, lacirugía para adelgazar puede reducir la apnea obstructiva delsueño (AOS), pero a veces no elimina definitivamente eltrastorno respiratorio nocturno.

Un nuevo estudio indica que muchos pacientes sufren de AOSresidual hasta un año después de la cirugía bariátrica.

"Bajar de peso tiene una gran cantidad de beneficios,(incluida) la disminución de la gravedad de la AOS. Pero lospacientes y sus médicos deben comprender que la AOS existetambién sin obesidad, por lo que adelgazar, aunque sea muchoskilos, podría no curar la AOS", dijo a Reuters Health el autorprincipal, el doctor Christopher Lettieri, del Centro Médicodel Ejército Walter Reed, en Washington.

La AOS es un trastorno común, especialmente en los obesos,en el que los tejidos en la parte posterior de la gargantacolapsan temporalmente durante el sueño. Esto interrumpebrevemente la respiración varias veces.

Se puede tratar con un dispositivo especial que provocaalivio al enviar aire a la garganta.

Para conocer el efecto de la cirugía bariátrica sobre laAOS, el equipo analizó el patrón de sueño de 24 obesos mórbidosantes y un año después de la intervención quirúrgica.

Todos tenían AOS al inicio del estudio y el adelgazamientoquirúrgico redujo significativamente su gravedad, publicóJournal of Clinical Sleep Medicine.

Sólo un paciente siguió teniendo AOS a pesar de haberadelgazado. "Pero la mayoría mantuvo la enfermedad moderada agrave, por lo que se debe continuar con el tratamiento", dijoLettieri. La apnea se agravó en dos personas, a pesar de unadelgazamiento significativo.

"La AOS está asociada con una gran cantidad de efectosadversos sobre la salud y la calidad de vida, en especial enlos pacientes con la enfermedad moderada a grave. Si existe,debe tratarse", agregó.

Los pacientes operados para bajar de peso, señaló el autor,no deben asumir que su AOS desapareció y deberían repetir laspruebas de sueño antes de suspender el tratamiento para laapnea.

FUENTE: Journal of Clinical Sleep Medicine, 15 de agostodel 2008