Público
Público

Cirugía contra obesidad reduce riesgo de diabetes gestacional

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Por Amy Norton

Las mujeres muy obesastratadas con cirugía para adelgazar se beneficiarían con unareducción del riesgo de desarrollar diabetes en futurosembarazos.

Un estudio halló que, entre unas 700 mujeres operadas,aquellas que todavía no habían quedado embarazadas eran un 77por ciento menos propensas a desarrollar diabetes gestacionalque las que ya habían tenido un hijo antes de la cirugía.

También se realizaron menos cesáreas, según publicó Journalof the American College of Surgeons.

Las evidencias indican que la cirugía, que limita lacantidad de comida que se puede ingerir, ayuda a adelgazar y acontrolar trastornos asociados con la obesidad, como ladiabetes tipo 2.

Pero existen conclusiones contradictorias sobre sus efectossobre la diabetes gestacional, una forma de la enfermedad queaparece durante el embarazo.

Y aunque suele desaparecer después del parto, la enfermedadpuede hacer que el feto crezca demasiado y se necesite utilizaruna cesárea, que aumenta el riesgo de sangrado posparto. Lasmujeres con diabetes gestacional pueden desarrollar diabetestipo 2.

El equipo de la doctora Anne E. Burke, de la Johns HopkinsUniversity, en Baltimore, revisó los registros clínicos delseguro de 23.594 mujeres estadounidenses tratadas con cirugíapara la obesidad entre el 2002 y el 2006.

Del total de participantes, 346 tuvieron un bebé en eseperíodo, pero antes de la cirugía, y 354 tuvieron un bebé luegode la operación (unos 20 meses después).

A la mayoría se le había realizado un bypass gástrico, enel que se utiliza la parte superior del estómago para crear unapequeña bolsa que limita la cantidad de comida que se puedeingerir.

El cirujano también realiza un bypass alrededor del restodel estómago y una porción del intestino delgado para reducirla capacidad del organismo de absorber alimentos.

Sólo a 42 mujeres se les colocó una banda gástrica paracrear esa bolsa en la parte superior del estómago.

El equipo observó que el 27 por ciento de las mujeres quehabían tenido un bebé antes de la cirugía habían desarrolladodiabetes durante el embarazo, comparado con el 8 por ciento delas participantes que tuvieron un parto después de la cirugía.

La tasa de cesáreas fue más baja en el segundo grupo: un 28frente a un 43 por ciento.

Al incluir dos variables, la edad y una cesárea previa, lacirugía para la obesidad redujo hasta un 77 por ciento elriesgo de desarrollar diabetes gestacional y un 52 por cientola posibilidad de necesitar una cesárea.

Para Burke, los resultados se suman a las evidencias de un"efecto protector" de la cirugía, pero agregó: "Esto no quieredecir que las mujeres obesas tengan que retrasar el embarazohasta después de la cirugía".

FUENTE: Journal of the American College of Surgeons, agostodel 2010