Público
Público

Cirugía robótica del prolapso vaginal no supera a laparoscópica

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Por David Douglas

Un estudio revela que lasacrocolpopexia robótica es más costosa y dura más que lalaparoscopía tradicional para tratar el prolapso vaginal.

Es más: las mujeres tratadas con la cirugía robóticatambién sintieron más dolor posquirúrgico y recibieron untratamiento más prolongado con antiinflamatorios no esteroides(AINE), según publican los autores en la revista Obstetrics andGynecology.

"Es el único ensayo aleatorizado y prospectivo en cirugíaginecológica que compara la laparoscopía tradicional con laversión robótica", dijo la doctora Marie Fidela R. Paraiso, dela Clínica Cleveland, en Ohio.

El equipo de Paraiso explica que los sistemas robóticos,desarrollados para facilitar las cirugías técnicamentecomplejas, se comercializaron de manera agresiva y se adoptaronuniversalmente.

Para conocer el impacto que este proceso tuvo en losresultados, el equipo reunió a 78 mujeres con prolapso vaginalde estadios 2 a 4 debido a una histerectomía. Al azar, lastrataron con sacrocolpopexia laparoscópica o robótica.

El enfoque robótico demoró 67 minutos más que eltradicional. También fueron más prolongados los tiempos deanestesia, quirófano, sacrocolpopexia y sutura.

Además, esas pacientes sintieron más dolor posquirúrgicoentre las semanas tres y cinco, y utilizaron más AINE duranteunos 20 días, comparado con 11 en el grupo de control. Loscostos promedio también fueron más altos: 16.278 dólares versus14.342 dólares con el enfoque tradicional.

Pero, al año, ambos grupos habían mejorado en cuanto alsoporte vaginal y los resultados funcionales, sin diferenciasestadísticamente significativas entre las participantes.

"Las cirugías robóticas serían un escalón más para adquirirhabilidades avanzadas en el uso de la laparoscopía tradicional(...) Aún debemos definir el papel de la cirugía robótica enlos trastornos ginecológicos benignos, para lo que se necesitanestudios científicos de alta calidad", agregó Paraiso.

FUENTE: Obstetrics and Gynecology, noviembre del 2011