Público
Público

El cisma del socialismo francés podría acabar en los tribunales

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Por Crispian Balmer

La lucha sobre quién debería dirigir el dividido Partido Socialista de Francia terminará previsiblemente en los tribunales, después de que seguidores de Ségolène Royal dijeran el domingo que tomarían medidas legales por su estrecha derrota.

Los socialistas anunciaron este fin de semana que Royal, su candidata a las elecciones presidenciales del año pasado, había perdido las primarias del partido por sólo 42 votos.

Martine Aubry, la mujer que lanzó la ahora difunta semana de 35 horas, ha proclamado su victoria y ha instado al enfrentado partido en la oposición en Francia a aunar fuerzas con ella.

Sin embargo, Royal se negó a aceptar el resultado y sus asesores dijeron que estaban surgiendo numerosas discrepancias de las listas de votación de todo el país, lo que significaría que habría que celebrar una nueva ronda.

"Toda la información que tenemos demuestra que hubo errores, irregularidades y trampas. Querían robarnos esta victoria"; dijo el parlamentario Manuel Valls.

"Inevitablemente se presentará un caso ante los magistrados. No podemos evitarlo", dijo a la cadena de televisión Canal +, apuntando a alegaciones de falsificaciones en la ciudad de Lille, en el norte de Francia, donde Aubry es alcaldesa.

La brutal lucha en la izquierda está suponiendo todo un regalo para el presidente Nicolas Sarkozy, al distraer a sus oponentes en un momento en el que la economía está flaqueando y el empleo está subiendo.

"Estamos siendo testigos de la implosión del Partido Socialista", dijo el partido de centro-derecha de Sarkozy, UPM, en uno de los cuatro comunicados sobre el tema enviados a los medios de comunicación el domingo por la mañana.

"Impera un odio indestructible", añadió, con una satisfacción apenas disimulada.

DISCREPANCIAS

El líder saliente del Partido Socialista, François Hollande, ex pareja de Royal y padre de sus cuatro hijos, ha dicho que la formación revisará el lunes varias quejas sobre la votación antes de certificar el resultado el martes.

Un colegio electoral socialista ha admitido que dijo inadvertidamente a la sede del partido que Aubry tuvo 12 votos más de los que en realidad obtuvo. Otro dijo que sus votos a favor de Royal nunca fueron incluidos en el recuento final.

Sin embargo, otras discrepancias parecían favorecer a Aubry, hija del ex presidente de la Comisión Europea Jacques Delors. La web de noticias Rue89 dijo que 19 votos a su favor de territorios de ultramar no llegaron a registrarse.

En total, se depositaron unos 134.700 votos válidos de un total de 233.000 militantes socialistas.

El campo de Royal dice que incluso si el recuento les favorece, organizarán una nueva votación.

Refundado por el ex presidente François Mitterrand en 1971, el Partido Socialista Francés lleva hendido por profundos rencores ideológicos y personales durante más de una década. No gana las presidenciales desde 1988 y las parlamentarias desde 1997.