Público
Público

Cita grande en San Mamés

El Athletic tira de épica para recibir al Sevilla

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La Catedral se aferra, más que nunca, a la eclosión de sus leones. San Mamés, cual circo romano, presenciará, después de muchos años, una auténtica batalla entre gladiadores hispalenses y fieras hambrientas. Hambre de triunfos y títulos, porque la garra ganadora, que durante tantas décadas caracterizó a este equipo, tarda en regresar.

24 años, nada menos, desde el último título copero, con Javier Clemente al frente de un equipo histórico. Entre ellos Manu Sarabia, Urkiaga o Goikoetxea. Hoy no son los que eran, pero la afición confía en sus actuales cachorros: Llorente, Javi Martínez o Yeste, quien estará en el once titular después de que ayer lo confirmara Joaquín Caparrós. Revulsivos que el técnico de Utrera ha estado dosificando y mimando para la ocasión, porque, esta vez sí, lo merece.

Ambiente colosal

El ambiente que se vive en la capital vizcaína es tremebundo. Se palpa por doquier. Se han volcado todas las instituciones públicas y privadas. Desde el Ayuntamiento hasta El Corte Inglés, el Palacio Euskalduna, el Teatro Arriaga, el museo Guggenheim o el de Bellas Artes. Los colores rojiblancos lucen más que nunca. En todas las sucursales de BBK o en los quioscos hay banderas e insignias del Athletic. En todas ellas y en los billetes de metro, de Renfe, en bares, en hoteles, en gasolineras, en ventanas de viviendas particulares El escudo y el sentimiento Athletic están latentes en la vieja ciudad.

En el olvido queda ya la derrota del sábado. Para muchos, un primer asalto a favor de los sevillistas por mero capricho del calendario. 'El Sevilla se jugaba la tercera plaza en la Liga para asegurarse la Champions y en el Athletic faltaron los jugadores clave', resume Javier Irureta su particular visión de un capítulo ya pasado. Porque lo que se vivirá hoy en Bilbao es otra historia. 'La afición está excitada. El 2-1 cosechado en el partido de ida nos ha animado a creer que todo es posible. Hay más interés e ilusión que hace unos años' explica Jabo.

Y no tantos años porque, hace apenas cinco campañas, el Athletic disputó su última semifinal en el torneo del KO contra otro equipo andaluz, el Betis. Por aquella época, el equipo vasco, comandado por Valverde, acostumbraba a las alegrías. Lejos quedan ya esa semifinal de Copa y la clasificación para la UEFA. Unos últimos años para llorar obligan a esta afición a soñar como nunca.

'Hemos estado en una situación delicadísima. El hecho de que se pueda repetir una final como la de 1984, porque lo más probable es que se clasifique el Barça, nos permite soñar. Hay que jugar muy bien. Pero el partido de hoy es de esos que permiten dar rienda suelta al corazón. Estoy tan nervioso como si fuera a jugar yo mismo', confiesa Manu Sarabia.