Público
Público

Cita en el Jardín de las Hespérides

El Museo de Patrimonio Municipal de Málaga propone un regreso a la Grecia antigua a través de sus vasos y cerámicas.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La exposición, producida con fondos de la Colección del Museo Arqueológico Nacional, muestra una cuidada selección de más de medio centenar de vasos griegos, datados entre los siglos XIII y III antes de Cristo, realizados por los mejores alfareros y pintores de cerámicas de todas las épocas y de las principales ciudades de la Hélade.

La Fundación Unicaja, el Ayuntamiento de Málaga y el Ministerio de Cultura muestran hasta finales de octubre, en el Museo de Patrimonio Municipal de Málaga, la exposición En el Jardín de las Hespérides. Vasos Griegos del Museo Arqueológico Nacional.

El Jardín de las Hespérides era un lugar mítico, donde crecían las doradas manzanas regalo de Hera, custodiadas por las ninfas de la noche, y adonde llegó Heracles para conseguir su última hazaña, que le permitirá acceder al Olimpo y conquistar la inmortalidad. La decoración de muchos de estos vasos recrean estas gestas y muy bien hubieran podido pertenecer a estos personajes.

La colección de vasos griegos del Museo Arqueológico Nacional ofrece una ocasión única para adentrarse en la Grecia antigua, desde los albores de la cultura griega en el siglo VIII a. C., la época de la formación de la polis y de la composición de los poemas homéricos, hasta el siglo III a. C., el siglo de la expansión de la cultura helenística y de aquellas ideas que enlazaron por primera vez al Mediterráneo con el Oriente remoto.

Algunos de estos vasos griegos son obras maestras de los mejores artistas de la época, monumentos a pequeña escala que recrean espacios y narraciones, humanas y divinas. Un extraordinario resumen de la sociedad griega, su ideología, creencias religiosas, ritos y mitos, arte y tecnología; un mundo de contenidos tan ricos que les convierten en documentos excepcionales de un pasado envuelto en las brumas del tiempo.

Producidos para satisfacer las más variadas necesidades -transporte, bebida, comida, aseo, acompañar al hombre en su vida cotidiana, en su diálogo con los dioses, en su relación con otros hombres, en su último viaje-, fueron fabricados en todas las ciudades griegas a lo largo de los siglos.

Los temas que decoran su superficie nos informan de la vida del hombre griego: aparece el dios Hades raptando a Perséfone, Dionisos entre sus uvas y parras;  también hay escenas de matrimonio, fúnebres, de guerra, figuras desnudas o de baños de mujeres que van por agua a las fuentes. Hay una distancia de 3.000 años, pero sentimos al verlos una gran cercanía. Porque seguimos siendo un poco griegos todos.


Museo de Patrimonio Municipal de Málaga