Público
Público

CiU pide anular la comisión sobre el caso Palau mientras el tripartito ve más sospechas sobre CDC

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

CiU ha pedido formalmente la anulación de la comisión de investigación sobre el caso Palau de la Música, al considerarla inoperante y caótica, mientras que el tripartito, con las comparecencias de hoy, ha visto incrementarse las sospechas sobre la presunta financiación irregular de CDC.

El día se ha iniciado con la reunión de la Mesa y la Junta de Portavoces del Parlament, en la que el portavoz parlamentario de CiU, Oriol Pujol, ha pedido que se anule la comisión, propuesta que no ha encontrado eco en ningún otro grupo.

En la reunión debía decidirse el marco donde comparecerá el conseller de Economía, Antoni Castells, para dar explicaciones sobre las gestiones realizadas en torno al proyecto del Hotel del Palau.

La disyuntiva estaba en si Castells tiene que comparecer en el marco de la comisión de investigación abierta sobre el caso Palau, como reclama la oposición, o bien la comparecencia debe tener lugar al margen, en la comisión de economía del Parlament, como propone el PSC y apoyan sus socios de ERC e ICV-EUiA.

Sin embargo, el presidente del Parlament, Ernest Benach, no ha dado pie a discutir el tema y ha explicado que contactará en las próximas horas con los portavoces parlamentarios para tratarlo, según han explicado diversas fuentes presentes en la reunión.

Si ayer el presidente de la comisión de investigación, Pere Vigo, a instancias del PSC, dio por aplazada la comparecencia de Millet y Montull -prevista en principio para el 28 de junio- a la espera de si pueden venir al Parlament habiendo sido puestos en libertad por orden de la juez, hoy el PSC ha sugerido la idea de que, si siguen en prisión, puedan declarar a través de vídeo-conferencia.

Hoy han comparecido ante la comisión de investigación diversos representantes de empresas que tuvieron relación con el Palau de la Música durante la etapa de Félix Millet y empleados de la entidad.

Así se ha sabido que la empresa Copisa donó 700.000 euros entre los años 2007 y 2009 en concepto de patrocinio al Palau y otros 60.000 a la Fundación Trias Fargas, vinculada a CDC, según ha reconocido el consejero delegado de esta empresa, Xavier Tauler.

La cantidad de 60.000 euros es la misma que abonaron otras grandes empresas constructoras, como FCC y Comsa, a la fundación convergente, según ha citado el diputado de ICV, Daniel Pi, en una coincidencia que, a su juicio, transmite una idea de irregularidad.

Por su parte, Cristina Junceda, Adriana Mata e Isabel Martínez, trabajadoras del ámbito de comunicación del Palau de la Música, han considerado "injustificables" los cuantiosos pagos de la anterior dirección del Palau a Letter Graphic y New Letter, empresas de buzoneo que supuestamente le prestaban servicios.

Letter Graphic y New Letter facturaron casi un millón de euros entre los años 2007 y 2009 al Palau de la Música por trabajos que supuestamente consistían en estudios de mercado para la captación de socios y el buzoneo posterior, si bien la actual dirección considera que no están justificados estos pagos.

Esta mañana ha comparecido Salvador Oller, vinculado a Letter Graphic, que también ha negado haber hecho facturas falsas para el Palau y ha explicado que su trabajo consistía en elaborar y cruzar los datos de un fichero de unas 100.000 personas para la captación de nuevos socios para el Palau.

Las tres trabajadoras del ámbito de comunicación del Palau han asegurado que no conocen a Oller y han reconocido que con los pagos realizados a estas empresas para promoción se conocerían "mucho más" las actividades del Palau y, en cambio, entre 2007 y 2009 no hubo ningún incremento sustancial de socios del Orfeó Català.

"No he vivido ninguna campaña de captación de socios en todos los años que llevo en el Palau. Si se hubiese hecho, nos habríamos enterado, yo y todo el Palau", ha afirmado Cristina Junceda.

El diputado de ERC Pere Bosch, a modo de conclusión, ha considerado demostrado que los pagos a las citadas empresas de buzoneo no correspondían a servicios prestados al Palau: "Tendremos que buscar el rastro en alguna otra parte", ha sentenciado.

Por otra parte, la comisión de investigación ha descubierto una nueva factura supuestamente falsa cobrada por Hispart, de 41.000 euros, con fecha de 13 de octubre de 2005 que no se corresponde con ningún acto.

La factura presuntamente falsa ha sido detectada en el transcurso de las preguntas que el diputado de ERC Pere Bosch ha dirigido a la responsable de "cesión de espacios" del Palau, Anna Morante, y también a la directora de mantenimiento del Palau, Marta Bas.