Público
Público

CiU salva al Gobierno en la votación de las pensiones

El PP amenaza con oponerse a Mas en Catalunya si apoyan a Zapatero

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La llave para jubilarse a los 67 años estuvo ayer en las manos de CiU, que con su voto respaldó la que probablemente será la medida de mayor alcance social de la segunda legislatura de José Luis Rodríguez Zapatero. El voto favorable de CiU al informe de la ponencia de la Comisión de Trabajo sobre la reforma de las pensiones, dio vía libre a un texto que aterriza ahora en el Senado.

La votación se saldó con los votos a favor de PSOE y CiU, la abstención del PNV y el voto en contra del Partido Popular y de los partidos minoritarios. Es la primera vez que el principal partido de la oposición vota en contra de la reforma de las pensiones, que hasta ahora se habían hecho por consenso. En 2002 y 1995, con el PSOE en la oposición, el informe recibió el espaldarazo de los dos principales grupos políticos. Y en la primera y gran reforma del sistema, en 1985, Alianza Popular logró un acuerdo con los socialistas liderados por Felipe González. De hecho, en la votación del informe inicial que salió de la Comisión del Pacto de Toledo, el PP optó por abstenerse en la votación y PNV, CiU y Coalición Canaria le dieron su voto de confianza.

El nuevo texto, en el que la Comisión llevaba trabajando varias semanas a puerta cerrada, incorpora un amplio abanico de enmiendas pero mantiene su espíritu inicial de incentivar largas carreras de cotización, permitiendo a los que tengan más de 38,5 años cotizados jubilarse a los 65. Para las carreras laborales más cortas, la edad de jubilación se eleva a los 67 años y el 100% de la pensión se recibirá con al menos 37 años cotizados.

El ponente de CiU, Carles Campuzano, destaca que la coalición nacionalista decidió apoyar el texto tras la inclusión de mejoras para los autónomos, las viudas y los huérfanos (ver información adjunta).

Entre las enmiendas pactadas por PSOE y por CiU también destaca la decisión de negociar el patrimonio del Estado que sigue siendo propiedad de la Seguridad Social para servicios que prestan las comunidades autónomas, como la sanidad. Esto supondría que las autonomías que así lo quisieran podrían reclamar la propiedad de los hospitales públicos que gestionan, pero son de titularidad del Gobierno central. Con esta medida, las autonomías aumentan el valor de sus activos y con este gesto también disparan su capacidad de endeudamiento, un elemento clave en la crisis, en especial en Catalunya.

Horas antes de la votación en el Congreso, la presidenta del PP en Catalunya, Alicia Sánchez-Camacho, quiso hacer una demostración de fuerza y le pidió al president Artur Mas que aproveche el debate de la nación para abandonar a José Luis Rodríguez Zapatero. En un mes, CiU dependerá de la abstención del PP para aprobar los presupuestos y Sánchez-Camacho quiere cobrar un precio alto por esa votación. 'Si CiU vuelve a apoyar a Zapatero', advirtió, será un antes y un después' que 'no ayudará al entendimiento entre CiU y el PP en el Parlament'. Los socialistas no han beneficiado a Catalunya, se justificó, dando a entender que Mariano Rajoy sí que lo haría. 'El apoyo de CiU a Zapatero se tiene que acabar' concluyó.

El president de la Generalitat, Artur Mas, también habló ayer de su apoyo a Zapatero. Según dijo, en la votación de la investidura tuvieron muchas dudas y condicionaron su abstención al hecho de que algún otro partido también lo hiciera: 'A pocas horas de la votación dijimos al Gobierno que solos no estaríamos, que si teníamos que aparecer solos salvando a este Gobierno no lo podríamos asumir', justificó. Finalmente, el PNV también se abstuvo.

Los nacionalistas recibieron críticas de la mayoría de formaciones por haber allanado el camino a Zapatero. Y fue el president Mas quien salió en defensa de CiU. 'No hemos querido salvar a Zapatero', explicó, añadiendo que 'es un personaje que ya está suficientemente amortizado'. Mas, que se mostró receloso con el presidente del Gobierno, alegó que 'hay cosas que vale la pena reformar antes del final de la legislatura'.