Público
Público

La Ciudad de las Artes de Valencia se transforma en un gran club de tenis

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La Ciudad de las Artes y las Ciencias de Valencia se ha transformado en un particular club de tenis para acoger la tercera edición del Valencia Open 500, donde jugadores y público comparten deporte, cultura, ciencia y arquitectura.

El complejo que alberga el Museo de las Ciencias Príncipe Felipe, el Palau de Les Arts y el Ágora, ha cambiado su habitual aspecto de líneas blancas y espacios abiertos por zonas lúdicas comerciales relacionadas con el mundo de la raqueta, frecuentadas desde ayer por un gran número de asistentes.

Las canchas de competición y entrenamiento se reparten entre el edificio del Ágora (pista principal) y el Museo de Ciencias Príncipe Felipe, (pista 1 y otras dos de entrenamiento), edificio en el que comparten ubicación con reproducciones de estructuras moleculares, relojes pendulares y grandes dinosaurios de cartón piedra.

A diferencia de la mayoría de las competiciones tenísticas, que se desarrollan en clubes privados, el público puede acceder aquí a la mayoría de las instalaciones (salvo a los partidos) y tropezarse con algunos de sus ídolos, como los propietarios y jugadores del torneo: Juan Carlos Ferrero y David Ferrer.

Uno de los grandes atractivos de esta edición será la posibilidad de ver en acción a una buena representación del equipo argentino que disputará en diciembre la final de la Copa David en España, con Juan Martín del Potro a la cabeza.

También se podrá ver a otras destacadas figuras del circuito masculino como Gael Monfils, Marin Cilic, Jo-Wilfried Tsonga, Nicolai Davidenko y los españoles, Feliciano López y Fernando Verdasco.

Entre las actividades paralelas, el torneo también albergará el máster nacional de tenis en silla de ruedas, la celebración del primer Foro Internacional del Deporte Valencia 2011 y el Simposium Nacional RPT que reunirá a más de 150 entrenadores de España, Argentina y Francia.