Público
Público

La ciudad de la libertad de imprenta

Vuelve a abrir en Cádiz el Museo Litográfico, testimonio de una ciudad ligada estrechamente a la imprenta.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Museo y Taller Litográfico de Cádiz es testigo de una ciudad culta y con mucha historia a sus espaldas. En él se guardan más de un millar de piedras litografiadas, mesas de diseño, pruebas de imprenta y guillotinas para reproducir textos e imágenes de forma manual e industrial.

Y es que Cádiz y su Bahía necesitaban imprimir dinero de curso legal así como etiquetas para los vinos o las fábricas de chocolate o de naipes, carteles de toros y de boxeo, vitolas y mapas del mundo, así como certificados civiles y religiosos, entre otros documentos. Por no hablar de su ingente actividad periodística.

Durante la Guerra de la Independencia se llegaron a imprimir en Cádiz más de 50 periódicos distintos. No en vano, es en esta ciudad donde se aprueba la libertad de imprenta y las prensas, de madera y a brazo, podían tirar hasta 3.000 pliegos en 24 horas.

En una ciudad con una actividad tan frenética llega muy pronto la técnica litográfica, en 1820, sólo diez años después de que su inventor, Aloys Senefelder publicara su primer tratado en Alemania. En España, sólo Madrid, Barcelona y Cádiz sabían como manejar este invento que revolucionó las artes gráficas y que hoy todavía se conserva para los trabajos más artísticos.

Este Museo Litográfico tiene su origen en la antigua Litografía Alemana de Cádiz, que se instaló en 1861 y que estuvo en funcionamiento para la impresión artística hasta finales del siglo XX. En su plantilla, Nicolaus Müller, todo un artista grabador que dio tal impulso al negocio que incorporó a dibujantes y grabadores de primera fila.

Una actividad tan prolífica ha dejado su huella en la ciudad que conserva hoy uno de los pocos museos de este género que existen en España, todo un hito también a nivel internacional.

Entre las piezas más llamativas del Museo se encuentran una piedra de grandes dimensiones y más de 300 kilos y una prensa manual fabricada en París en 1850/ 1877, que es de las pocas que existen en el mundo.

El Centro cuenta con reliquias que todavía funcionan en manos de artistas grabadores y especialistas, apasionados por transmitir a las generaciones venideras la trascendencia del Museo y la belleza de los trabajos realizados mediante la litografía.

Pero sólo por su ubicación, en las bóvedas de San Roque, junto al monumento más emblemático de la ciudad, la Puerta de Tierra, merece una visita. Una visita que nos lleva al Cádiz liberal del siglo XIX.






Museo y Taller Litográfico


Hoteles en Cádiz