Público
Público

El Ciudad Real, vigente campeón, y Barcelona repiten la final del pasado año

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Barcelona Borges y el BM Ciudad Real, vigente campeón, disputarán mañana la final de la 34ª edición de la Copa del Rey en un encuentro en el que los azulgranas esperan tomarse la revancha de su dolorosa derrota del pasado año en Zaragoza (31-30).

En la memoria de la plantilla azulgrana y en la de su actual técnico, Xavi Pascual, entonces entrenador ayudante de Manolo Cadenas, aún está fresca la imagen del gol del sueco Jonas Källman que, a cinco segundos para el final del encuentro daba el triunfo a la escuadra de Talant Dujshebaev.

El Ciudad Real, actual líder de la liga ASOBAL y clasificado para los cuartos de final de la Liga de Campeones, tampoco ha olvidado su derrota frente al Barcelona en la Supercopa de España de esta temporada (26-25) y su eliminación en la semifinal de la Copa ASOBAL (26-23), también a manos de los barcelonistas.

Esta será la cuarta ocasión en la que ambos equipos se enfrenten en una final de Copa. En las tres anteriores el balance es favorable a los manchegos por 2-1. En la primera final, en Santander, en 2003, el Ciudad Real, entonces con Juan de Dios Román como técnico, superó al equipo de Valero Rivera por 34-31.

En la segunda (Pamplona, 2004), Rivera le devolvió la moneda a su rival para imponerse por 27-25. El año pasado, con Talant Dujshebaev como técnico, se desequilibró la balanza a favor del Ciudad Real.

Eliminado en la Liga de Campeones por el Ciudad Real, que además le superó en los dos encuentros de la liguilla de octavos -28-31 en el Palau y 32-29 en el Quijote Arena-, el Barcelona Borges se aferra a la Copa como primer objetivo para salvar una temporada tormentosa que ya provocó la destitución de Manolo Cadenas.

El buen juego demostrado ante el Granollers (30-25) en cuartos y frente al Portland (35-26) en semifinales hace que los azulgranas estén muy mentalizados para lograr el título de esta edición.

También lo está el Ciudad Real, ya que después del repoker de títulos logrado en la pasada campaña, ha perdido los dos primeros de esta -Supercopa de España y Copa ASOBAL- y Dujshebaev también aspira a ganar la Copa como primer título de la temporada.

Quizás el Ciudad Real llega más fresco a la final tras superar al Ademar de León (32-30) y al CAI Aragón (33-29), pero también tiene el desgaste de la Liga de Campeones.

Será ya la sexta vez que ambos conjuntos se enfrenten en esta temporada. El balance es favorable al Ciudad Real, por tres victorias a dos.

Cuatro de los cinco mejores porteros del mundo, el serbio nacionalizado español Arpad Sterbik y el madrileño José Javier Hombrados en el Ciudad Real, y el danés Kasper Hivdt, junto a David Barrufet en el Barcelona, pueden ser los factores claves de la final, como también lo fueron el año pasado.

Otro de los elementos decisivos del partido puede ser las férreas defensas 'seis-cero' que ambos equipos emplean, variando al cinco-uno con Källman como avanzado en el Ciudad Real y Ugalde en el Barcelona.

La batería de lanzadores está también muy equilibrada, con Jerome Fernández, Olafur Stefansson, Viran Morros, Alberto Enterríos y Sharhei Rutenka por el bando manchego, frente a Iker Romero, Mikkel Hansen, Demetrio Lozano y Laszlo Nagy en el barcelonista.

Dujshebaev puede recuperar al renqueante Rolando Uríos, junto a Torsten Laen y Ales Pajovic en la línea de pivotes, donde el Barcelona parece haber ganado enteros con la incorporación de Marco Antonio Oneto, Rubén Garabaya y Jesper Noddesbo.

La baja de Chema Rodríguez puede haber debilitado el eje del ataque manchego, ya que Uros Zorman deberá verse las caras con Joachim Boldsen e Iker Romero como relevo; al igual que la ausencia de Juanín García pesará en el extremo izquierdo catalán, compensado con Albert Rocas y Víctor Tomás en el ala derecha.