Público
Público

Una ciudad toscana, criticada por vetar restaurantes extranjeros

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La ciudad italiana de Lucca se enfrentó el martes a acusaciones de "racismo culinario", tras prohibir la apertura de nuevos restaurantes extranjeros en su centro histórico.

El ayuntamiento aprobó recientemente denegar nuevas licencias para cualquier bar o restaurante cuyo estilo de cocina no fuera italiano y se encontrara dentro de los muros renacentistas que rodean el centro de la ciudad.

El gobierno regional toscano, de centro izquierda, criticó la prohibición acusándola de discriminatoria y advirtió contra medidas que "presentan formas ocultas de 'racismo gastronómico o culinario'".

"Una cosa es la defensa de la calidad y otra la discriminación", señaló Paolo Cocchi, consejero regional de comercio, en la web de la región.

Un portavoz del municipio de Lucca defendió las nuevas normas, diciendo que estaban diseñadas para cuidar la identidad tradicional y cultural de la ciudad y que también la medida se aplicaba a sexshops, restaurantes de comida rápida y pizzerías de entrega a domicilio.

"La prohibición apunta tanto a McDonald's como a los locales de kebab", explicó el portavoz.

El consejo municipal también está pidiendo a los restaurantes de comida extranjera que incluyan en su menú al menos un plato típico de Lucca, que debe ser preparado exclusivamente con ingredientes locales.

"Es una invitación, no una orden", comentó el portavoz del municipio.

Italia, que se enorgullece de su rica tradición culinaria, tiene menos restaurantes de comida extranjera que otros países de Europa. Sin embargo, su número ha ido creciendo en los últimos años, debido a que el aumento de inmigrantes ha traído nuevas influencias gastronómicas.

El portavoz de Lucca destacó que se le permitirá a los cuatro locales de kebabs que ya están en el centro de la ciudad continuar operando con toda normalidad.