Público
Público

Clara Usón dice que ella es las tres hermanas de su novela 'Perseguidoras'

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La novelista barcelonesa Clara Usón explica en una entrevista con Efe, parafraeseando a Gustave Flaubert, que ella es las tres hermanas que protagonizan su obra "Perseguidoras" (Alfaguara), una historia de relaciones familiares entre mujeres, con las drogas y la esquizofrenia como trasfondo.

Tras recibir una lluvia de buenas críticas por "El viaje de las palabras", una recreación de la época de Antón Chéjov, homenajea de nuevo al autor ruso, su escritor fetiche y predilecto, con una obra ambientada en la Barcelona actual, con personajes al límite, aunque no pierden la esperanza.

Usón afirma que, literariamente, le ha costado más enfrentarse a la realidad que conoce que a la del siglo XIX, en referencia a su penúltima novela, y remarca que durante los dos años y medio que ha durado su trabajo ha reescrito y cambiado mucho.

La protagonista es Ana, una joven barcelonesa que siempre quiso ser actriz, aunque trabaja como abogada, con una madre enferma, una hermana que es esquizofrénica y otra drogadicta, a las que no ve desde hace tiempo, tras abandonar la casa familiar y dejar en ella a su hijo Diego.

Con una vida anodina y muchos pequeños pleitos por resolver, Ana se encuentra un día con un cliente muerto, en una casa de citas, y con su hermana desaparecida, escondida en una de las estancias de ese lugar.

Cuando se le pide a Clara Usón que desarrolle su frase de que ella es las tres hermanas de la novela, no tiene problemas en explicar que su profesión, aunque le gustaría vivir sólo de la escritura, es la abogacía; hace unos años tuvo problemas con las drogas, pasando, incluso, por un centro de desintoxicación, y agrega que durante ese período tuvo una crisis obsesiva compulsiva.

"Es por ese motivo -continua- que he querido escribir, de una manera descarnada, sobre el mundo de las drogas, porque lo he conocido muy de cerca, y queriendo mostrar al lector que la persona enganchada comete actos repugnantes llevada por la adición".

A su juicio, en la sociedad actual, precisamente, se habla muy poco de la lucha por dejar ese mundo y en su obra también lo ha querido plasmar.

Capítulos narrados en primera persona, otros en segunda y algunos en tercera se mezclan para poder dar voz a las tres hermanas, algo que, según Usón, no ha sido fácil, especialmente cuando quien hablaba era la esquizofrénica.

A pesar de ello, dice que se ha documentado mucho sobre la enfermedad y sobre cómo las voces internas se convierten en el hilo conductor de la vida de los afectados, de quienes resalta, "su enorme soledad".

Para la hermana drogadicta ha utilizado, en cambio, la tercera persona porque quería evitar la jerga que emplean para comunicarse muchas de estas personas, a la vez que "quería ofrecer una visión distanciada del problema".

Uno de los objetivos que se fijó al armar la novela era, asimismo, poder mostrar lo complejas que son las relaciones entre hermanas, "lo que no ocurre entre hermanos", con muchos matices, tanto por "la fidelidad, el amor o las complicidades que se establecen, como por los momentos de odio o rivalidad que hay".

Por otra parte, advierte de que ha querido "romper con la tendencia de algunas mujeres escritoras de idealizar a las personas de su mismo sexo, dibujándolas como seres muy instintivos, sensibles e incapaces de la violencia".

Con 46 años de edad, Clara Usón fue galardonada con el Premio Femenino Lumen en 1998 por su obra "Noches de San Juan" y también tuvo muy buena acogida su "Primer vuelo".