Público
Público

El 'clásico' más clásico sigue siendo 'top'

Ni los 19 Barça-Madrid en apenas tres años y medio a los que se llegará esta semana hacen perder fuerza al duelo en España o el extranjero

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

De Liga, de Copa del rey, de Champions League, de Supercopa de España... De todos los colores se han visto los clásicos entre Barcelona y Real Madrid en las últimas temporadas. Así hasta llegar a 17 en tres años y medio, que serán 19 con los dos que se juegan esta semana.

Un volumen espectacular, bueno para algunos, demasiado para otros, que puede hasta llegar a saturar. Quizás incluso el hecho de que los dos grandes de España jueguen cada vez más entre ellos puede hacer que lo que antes era un acontecimiento que se vivía dos veces al año, cuatro a lo sumo, ahora se rebaje a algo más mundano futbolísticamente hablando.

No es lo que opina Filippo Ricci, corresponsal en España del prestigioso diario deportivo italiano La Gazzetta dello Sport. 'Los clásicos nunca pueden perder interés. No veo descafeinado que se jueguen tantos, sino siempre como partidos importantes', sostiene.

Es también una señal de que el fútbol español se ha convertido en un territorio de ambos, un duopolio que resta atractivo a la Liga -a los ojos de los italianos sigue siendo una Liga de dos, a pesar de que el Atlético esté ahí arriba, según Ricci-, aunque puede que no para los seguidores de ambos equipos.

De hecho, el interés por ver por la televisión los duelos entre azulgranas y blancos no ha hecho sino crecer partido a partido, temporada tras temporada, tanto en las plataformas de pago como en abierto. Ha doblado las cifras pasando de un 7,4% de cuota de pantalla en el duelo de Liga de noviembre de 2009 a un 14,2% en el partido del pasado mes de octubre en el Camp Nou. 

El momento televisivo más álgido se vivió en la vuelta de las semifinales de la Champions de la temporada 2010-11

El momento más álgido se vivió en la vuelta de las semifinales de la Champions de la temporada 2010-11 cuando el Barça hizo bueno el 0-2 de la ida y empató con el Madrid (1-1) en su estadio. El intenso duelo acaparó un 66,9% de 'share' y más de 14 millones de personas frente a las pantallas.

Fue precisamente la intensidad y la tensión que dieron a estos partidos la llegada de Mourinho al Real Madrid hace dos años lo que elevó los alicientes e hizo que la cifra de clásicos subiera como la espuma. Su primera temporada -la 2010-11- ya se jugaron siete, incluyendo cuatro seguidos en 17 días (Liga, semifinales de Champions y final de Copa) que acabaron como el rosario de la aurora y con Casillas llamando a Xavi y Puyol para recomponer las relaciones entre los internacionales españoles.

El segundo año del luso fueron seis los choques y esta temporada ya vamos camino de cuatro y quién sabe cuántos más.

Pero no sólo en España, también en el resto del mundo el cada vez mayor número de Barça-Madrid despierta un mayor interés conforme pasan los años. El crecimiento en mercados como Estados Unidos y Latinoamérica es muy grande. En otras áreas del globo, como África o Asia le aventaja la Premier, por tradición, pero en Oriente Medio es la primera liga internacional. Y en países como Inglaterra o Alemania, la liga española esta en segundo lugar de seguimiento, después de la liga nacional.

'Sigue teniendo una grandísima atracción, continúa siendo un partido muy considerado'

También en Italia, país en el que la Serie A, al igual que la Liga, no vive sus mejores momentos económicos, pero donde el Barça-Madrid sigue siendo prácticamente el único partido de la Liga importante, según el corresponsal de La Gazzeta dello Sport en España.

Ricci, eso sí, concede que 'ha perdido algo de interés porque son muchos, pero sigue teniendo una grandísima atracción, continúa siendo un partido muy considerado en Italia'. 'Pese a tantos clásicos durante la temporada, no ha perdido relevancia', añade.

Los dos últimos, por ahora, son la vuelta de las semifinales de Copa de este martes y el partido de Liga del sábado. Este último un clásico menor ya que, con la Liga prácticamente decidida desde hace semanas, apenas se juegan algo más que la honra. 'No cuenta para nada, pero al final cuenta en otro sentido, porque no pueden perder dando mala imagen', concluye el corresponsal del diario deportivo transalpino.