Público
Público

Otro clásico con regusto en la Copa

Real Madrid y Barcelona vuelven a encontrarse por tercer año en el torneo del KO. Los blancos, con lo justo en defensa. Los focos, en la capacidad decisoria de Cristiano y Messi

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Cuarto clásico de la temporada tras los dos de Supercopa y el de Liga de ida. No merece la pena hacer cuentas de los disputados en los últimos años. Y lo que te rondaré morena. Falta la vuelta copera y la liguera, más un posible cruce en Champions. Atracón de clásicos. Pero no hartazgo. Sobre todo observando las circunstancias que se asoman en el duelo de esta noche (21 horas, Canal +) entre Real Madrid y Barcelona.

Los primeros aterrizan con el campeonato liguero olvidado y con todos los esfuerzos centrados en conquistar la Décima mientras que los culés avanzan con placidez hacia el alirón. La final de Copa supone para ambos un aliciente con un dulce sabor en una temporada que transcurre por sendas distintas. El partido rebaja rencillas ajenas y eleva el tono futbolístico. Y a nadie le amarga un dulce.

Ya ninguno tira la Copa y eso lo demuestra la estadística en un torneo que se ha convertido en una revancha permanente en los últimos años. Hace dos fue el Real Madrid el que golpeó imponiéndose a los de Guardiola en la final de Mestalla con aquel cabezazo de Cristiano. Y en la pasada campaña el Barça apeó a los blancos en los cuartos de final.

Esta vez se encuentran en las semifinales, una antesala de la que los dos quieren salir victoriosos. Y en estas lides el Real Madrid parece haber tomado una ligera ventaja en los últimos tiempos tras dos victorias, dos empates y una derrota. Y jugar en casa algo ayuda, sobre todo si el Santiago Bernabéu presenta un lleno hasta la bandera.

En eliminatorias como esta, la consigna para el local es clara. Marcar y no encajar. La primera máxima se antoja factible después de las últimas goleadas de los blancos, que parecen haber desterrado ese juego cansino y rutinario que le ha dominado durante buena parte de la temporada. Valencia y Getafe han sufrido en sus carnes la metamorfosis del Madrid, que ha recuperado la pegada y el juego eléctrico de contragolpe. Critiano Ronaldo, que atraviesa un momento sublime con diez goles en lo que va de año y con siete goles en los últimos clásicos, y el mejor Özil tienen la culpa.

El problema le llega a Mourinho en la retaguardia. Sin Casillas, Adán parece un paso por delante de Diego López para ocupar la portería. Sin Ramos ni Pepe, serán Varane y Albiol la pareja de centrales, con permiso de Carvalho. Sin Coentrao llega la duda de si Marcelo está en disposición de afrontar un choque tan exigente tras solo 45 minutos de rodaje en los últimos meses. Si no Arbeloa cambiaría de banda o Essien cubriría el hueco en la zurda.  En el centro del campo parece que la opción más lógica es la de mantener a Xabi Alonso y Khedira mientras que Modric se peleará por el puesto de Di María con Callejón. y Arriba, lo dicho y Benzema.   

En la otra orilla, el Barcelona es todo naturalidad. Roura, ante la ausencia de Vilanova, vivirá su primer clásico con la confianza que le otorga un estilo absolutamente asimilado y con todos sus jugadores disponibles.  Y además tiene a Leo Messi, que volverá a protagonizar una nueva batalla interna con CR7. El argentino quiere igualar los 18 goles de Di Stéfano en los clásicos y los 44 tantos marcados en la presente temporada son aval más que suficiente. 

Pinto seguirá siendo la opción copera en la portería. Piqué podría formar parte de central con Puyol o Mascherano. El resto del equipo será el de gala. Dani Alves y Jordi Alba serán los laterales con proyección ofensiva; Busquets, Xavi y Cesc manejarán el medio campo; Iniesta partirá desde la izquierda para intercambiar posición con cualquiera de los centrocampistas, mientras que Pedro ofrecerá el trabajo y Messi la magia y los goles.

En definitiva, el primer round del combate se presenta apasionante y que se volverá a decidir por detalles mínimos. La imposición del estilo puede ayudar. Si el Madrid le planta cara a pecho descubierto al juego de sobo y manejo del Barcelona el duelo ganará. El Barça solo tiene el peligro de dejar que el partido se enloquezca. Pero todo ello puede saltar por los aires si Cristiano y Messi deciden lo contrario.

Real Madrid: Adán; Essien, Raúl Albiol, Varane, Arbeloa; Khedira, Xabi Alonso, Modric; Özil, Cristiano Ronaldo y Benzema.

Barcelona: Pinto; Alves, Piqué, Puyol, Alba; Busquets, Xavi; Cesc, Pedro, Messi e Iniesta.

Árbitro: Clos Gómez (comité aragonés).

Estadio: Santiago Bernabéu.

Hora: 21.00.

DISPLAY CONNECTORS, SL.