Público
Público

Un clérigo radical acusa a Estados Unidos de organizar los atentados de Yakarta

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El clérigo radical islámico indonesio Abu Bakar Bashir acusó a los servicios de inteligencia de Estados Unidos de organizar los atentados de Yakarta del pasado viernes, en los que murieron nueve personas, informó hoy la prensa local.

Bashir, considerado el líder espiritual de la Yemaa Islamiya, el brazo de Al Qaeda en el Sudeste Asiático, denunció que la CIA se encuentra detrás de las dos explosiones en sendos hoteles de lujo en el centro de la capital, según el diario "The Jakarta Globe".

"Es la CIA, exactamente igual que en los atentados de Bali. La CIA dirigió a los muyahidines que querían participar en la yihad", afirmó el clérigo.

"No es sencillo entrar y salir de un hotel llevando una bomba, incluso si se lleva pieza a pieza. Por eso, tengo mis razones para decir que esto tiene que ser un plan de la CIA para desacreditar al Islam", razonó.

Sin embargo, se negó a condenar la acción terrorista y subrayó que "Estados Unidos y Australia no ganarán" y que están "aterrados" ante Al Qaeda, a pesar de que éste sea un "grupo pequeño".

Bashir, quien fue encarcelado por instigar los atentados de Bali en 2002, que costaron la vida a 202 personas, argumentó que los islamistas indonesios no están capacitados para elaborar bombas sofisticadas.

Mientras tanto, la Policía indonesia continúa investigando el doble atentado, un día después de difundir los retratos digitales de los dos presuntos terroristas suicidas y de interrogar a una de las supuestas mujeres de Noordin Mohamed Top, considerado el cerebro del atentado.

La principal línea de investigación se centra en una escisión radical de la Yemaa Islamiya que encabeza el malasio, un experto fabricante de bombas y el islamista más buscado del Sudeste Asiático.

Top está acusado de ser uno de los responsables de los atentados de Bali de 2002 y de planear otras acciones terroristas.

Fundada en 1995, la Yemaa Islamiya pretende crear por la fuerza un califato islámico en Indonesia, Malasia, Singapur y el sur de Filipinas y Tailandia, y es responsable de la mayoría de atentados perpetrados en el Sudeste Asiático en la última década.